Santiago del Estero, "portaaviones" de la droga