Se acabó el tiempo de los relatos en la región