Sensacional encuentro: Darwin y Rosas

Rolando Hanglin
Rolando Hanglin PARA LA NACION
El creador de la teoría sobre la evolución de las especies, y el gobernador no sólo vivieron en la misma época, sino que además se conocieron personalmente
(0)
9 de septiembre de 2014  • 01:16

El gran naturalista inglés Charles Darwin, creador de la teoría sobre la evolución de las especies, y el gobernador don Juan Manuel de Rosas, no sólo vivieron en la misma época, sino que además se conocieron personalmente. ¿Dónde? En el campamento de Rosas, a las puertas de la Patagonia, donde el porteño desarrollaba su Conquista del Desierto, o guerra contra los malones. Que en aquel entonces eran pampas, más que araucanos o chilenos.

Darwin dio la vuelta al mundo entre diciembre de 1831 y octubre de 1836, a bordo del Beagle, de la Marina Real Británica, capitaneado por Robert Fitz Roy. El naturalista, que entonces tenía 22 años, estaba invitado a participar de la expedición como científico de a bordo, sin goce de sueldo.

A comienzos de agosto de 1833, el Beagle dejó a Darwin en la desembocadura del Río Negro, en la Patagonia argentina. Desde Carmen de Patagones, cabalgó hasta el Río Colorado, donde se topó con el campamento del general Rosas, escoltado por un batallón enviado por el gobierno de Buenos Aires para despejar de indios los campos y asegurar la frontera. "Seguramente los soldados de ningún otro ejército han tenido tal apariencia de bandidos y villanos", escribió Darwin en su diario, el mismo que publicaría en 1939 bajo el nombre de Viaje de un naturalista alrededor del mundo. No bien se enteró de la llegada del viajero, Rosas le mandó decir que deseaba conocerlo. Darwin aceptó, a pesar de que la reunión le haría perder al menos un día de viaje.

Describió a Rosas como "un hombre de un carácter extraordinario, que ejerce una notable influencia en este país, al que probablemente terminará gobernando. Ha obtenido una popularidad sin límites y, en consecuencia, un poder despótico". Dos años más tarde, Rosas fue elegido gobernador de Buenos Aires, se le otorgaron facultades extraordinarias y la suma del poder público.

"Seguramente los soldados de ningún otro ejército han tenido tal apariencia de bandidos y villanos", escribió Darwin

Rosas entregó a Darwin un pasaporte para usar los puestos militares del gobierno bonaerense. Con la venia del caudillo federal y siguiendo el camino señalado por los puestos -una línea imaginaria que, pasando por Tapalqué, unía Bahía Blanca con Buenos Aires– Darwin cruzó las pampas en dirección al Río de la Plata.

A lo largo del viaje, cabalgó en compañía de gauchos y soldados. Vio estancias y tolderías. Hábil con las armas, cazó animales para su colección o para comerlos. Tomó mate, comió peludo asado y fumó "cigarritos" con los gauchos. Un día los hizo reír a carcajadas, cuando intentó arrojar unas boleadoras, enredándolas en las patas de su propio caballo.

Luego descansó unos días en Buenos Aires, más tarde viajó a la provincia de Santa Fe y regresó navegando por el Paraná. Descubrió que durante su ausencia los simpatizantes de Rosas habían sitiado Buenos Aires. Pero a Darwin le permitieron pasar cuando mencionó que había sido huésped del general. Finalmente, a comienzos de diciembre, partió a bordo del Beagle con rumbo a Puerto Deseado.

Dice Alan Moorehead en Darwin: la expedición en el Beagle 1831-1836, 1980: "El general mismo era tan extravagante y aficionado a los caballos como sus hombres. Llevaba en su séquito una pareja de bufones para divertirse y tenía fama de ser muy peligroso cuando sonreía; en esos momentos era capaz de ordenar que un hombre fuese fusilado o estaqueado. Existía en las pampas una prueba de equitación. Se colocaba un hombre en un larguero encima de la entrada del corral y se hacía salir a un caballo salvaje, sin silla ni freno; el hombre caía en el lomo del animal y lo montaba hasta que se detenía. Rosas podía realizar tranquilamente esta hazaña. No obstante, era un hombre venerado y obedecido; estaba destinado a ser dictador de Argentina durante muchos años".

Durante la estancia de Darwin, el campamento era un continuo hervidero. A cada hora llegaban rumores de escaramuzas

Afirma Moorehead: "La táctica de su campaña contra los indios era muy simple. Rodeaba a los que estaban dispersos por la pampa, pequeñas tribus de un centenar de individuos que vivían cerca de las salinas o lagos salados y, cuando los que huían de él habían sido concentrados en un lugar, procuraba matarlos a todos. No había muchas posibilidades de que los indios huyesen al sur del río Negro, pues tenía un acuerdo con una tribu amiga, en virtud del cual se obligaban a asesinar a todos los fugitivos que se cruzasen en su camino. Estaban muy ansiosos por cumplir, decía Rosas, porque les había anunciado que mataría a uno de su propio pueblo por cada indio rebelde que se les escapara".

"Durante la estancia de Darwin, el campamento era un continuo hervidero. A cada hora llegaban rumores de escaramuzas. Un día vino la noticia de que uno de los puestos de Rosas, en la carretera a Buenos Aires, había sido arrasado".

"Por la mañana, los soldados partieron hacia el escenario del crimen con órdenes de seguir el rastro, aunque los condujera hasta Chile. Eran expertos en descifrar pistas; examinando las pisadas de un millar de caballos podían decir cuántos iban montados y cuántos cargados; es más, por la desigualdad de las huellas de los cascos sabían si estaban cansados o frescos. «Estos hombres podrían interpretar hasta el fin del mundo», dice Darwin. Más tarde supo que la incursión había resultado un éxito. Los soldados habían cargado al galope contra indios que no tuvieron tiempo de preparar una defensa coordinada y huyeron en distintas direcciones, intentando salvarse. Al final, acorralaron a unas ciento diez personas entre hombres, mujeres y niños. Todos los varones que no se avinieron a informar fueron fusilados. Las muchachas atractivas eran apartadas para ser repartidas más tarde entre los soldados; las viejas y las muchachas feas eran sacrificadas. Los niños eran conservados, para venderlos como esclavos (...)"

"Entre los prisioneros que no fueron fusilados había tres jóvenes especialmente apuestos, con más de un metro ochenta de estatura. Se les puso en fila para interrogarlos. Cuando el primero se negó a divulgar el paradero del resto de la tribu, lo mataron de un tiro. Lo mismo ocurrió con el segundo, y el tercero no vaciló lo más mínimo: «Fuego, dijo, soy un hombre. Sé morir»".

Dice Moorehead: "Darwin estaba aterrado, pero poco podía hacer excepto confiar a su diario la creencia de que estos cristianos eran mucho más salvajes que los indígenas".

"Los indios estaban resentidos contra los argentinos que invadían sus tierras de caza, y habían robado las ovejas y el ganado vacuno de los rancheros. Por eso eran criminales -decían los soldados- y debían eliminarlos. Si Darwin los encontraba buenos, podía dejarse capturar por ellos y comprobarlo. Al menos, replicaba Darwin, se podría perdonar a las mujeres, pero le replicaban: «No podemos dejarlas. Crían muy rápido». En resumen, los indios eran alimañas, peores que ratas, y no había nada que hacer"

Las cautivas rescatadas -sostuvo Darwin- enfrentaban un futuro de semiesclavitud. Admirando a Rosas, el inglés optaba moralmente por los indios pampas. Esta parece ser la verdad histórica de la confrontación Darwin-Rosas.

Perlas de Darwin: "Por la traza de los argentinos, la cruza de español, indio y negro no resulta bien". "Los gauchos eran los mejores jinetes del mundo, y entre ellos Rosas era superior. Se trataba de un hombre magnífico, rubio, fornido, semejante a un granjero inglés". En fin: a los humanistas europeos les pareció normal que, en un barco como el Beagle, cuatro indígenas fueguinos fueran secuestrados para su estudio y exhibición en Europa: los llamados Fuegia Baskett, Jemmy Button y otros dos.

Después de todo, Darwin tenía las ideas de sus 22 años.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.