Si el suicidio es prevenible, ¿por qué no nos estamos ocupando?