Sobre 'Cristina y sus cachorros' y el exabrupto de XL semanal