Opinión. Tecnología y capitalismo, una mezcla letal para la intimidad