Tortura y polémica en la pantalla