Tras Gualeguaychú, el desafío de la UCR