Una elección cifrada en odios y tribus