Una gira de Malcorra para su traje en la ONU

Martín Dinatale
Martín Dinatale LA NACION
(0)
11 de mayo de 2016  • 00:41

A pesar de que lo nieguen formalmente desde la Casa Rosada, las dos giras mundiales que acaba de emprender Susana Malcorra fueron diagramadas a la medida exacta del traje de candidata a secretaria general de la ONU que busca probarse la canciller argentina.

Más de 15 destinos extranjeros y casi un mes afuera de la Argentina resulta ser una agenda más que apetecible para cualquier canciller que camina hacia la cúspide de Naciones Unidas. El presidente Mauricio Macri ya le habría dado el visto bueno a Malcorra para encabezar su postulación en una puja que no será nada sencilla por dos motivos centrales: debe sortear primero la postulación de ocho candidatos entre los que se encuentran los postulantes de Europa del Este que tienen prioridad y luego tendrá que eludir un eventual veto de Gran Bretaña en el Consejo de Seguridad de la ONU. En virtud de la Carta Naciones Unidas, el secretario general es elegido por la Asamblea General por recomendación del Consejo de Seguridad de 15 miembros.

Ayer, la ONU envió a cada país un mensaje en el que mencionó otros tres probables candidatos entre los que mencionó a Malcorra para competir junto con el ministro de Asuntos Exteriores eslovaco Miroslav Lajcak y Alicia Barcena, una mexicana que encabeza la Comisión Económica para América Latina en la ONU.

"Mi candidatura en Naciones Unidas depende de Macri", dijo enigmática la canciller ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado antes de partir en su segunda etapa del raid mundial que emprendió el lunes pasado. Hay algunas visitas que ya hizo o que hará Malcorra en su periplo como canciller argrentina que bien vale la pena evaluar desde el prisma de una candidata a suceder a su ex jefe Ban Ki-moon.

  • Rusia. Malcorra realizó hace 15 días una visita a Moscú donde se reencontró con su viejo amigo el canciller Serguei Lavrov. Más allá de avanzar en los acuerdos para la construcción de la represa Chiuido en Neuquén y de dos centrales nucleares, la buena sintonía de Malcorra con Rusia le podrá servir para que Moscú se incline por la candidatura argentina en la ONU en detrimento de la postulante búlgara Irina Bokova o la croata Vesna Pusic.
  • En la OEA. En su paso por Washington para participar de un debate en la Organización de Estados Americanos, Malcorra bajó el tono con que la OEA cuestionó a Venezuela y donde el secretario Luis Almagro sugirió una mediación en la crisis que transita Maduro. En contra del propio discurso duro de Macri hacia Caracas pero más alineada con el léxico de la ONU, Malcorra calificó de "apresurada" la aplicación de la Carta Democrática para Venezuela y reclamó "elaborar una oportunidad de mediación y diálogo". El apoyo de los países bolivarianos en una eventual votación en la ONU sería clave para sumar adhesiones del grupo de países en desarrollo G-77 más China.
  • Visita a la ONU. Ayer, Malcorra dio un discurso en Nueva York en el debate de Alto Nivel sobre Naciones Unidas, Paz y Seguridad que bien podría haber pronunciado Ban Ki-moon. Allí aseguró que "las actuales amenazas a la paz y la seguridad exigen un análisis transversal que incorpore, por ejemplo, la relación del terrorismo con el crimen organizado: narcotráfico, tráfico ilícito de armas, trata de personas, blanqueo de capitales, tráfico ilícito de migrantes". La canciller incluso se mimetizó con su ex jefe cuando dijo que "no necesitamos inventar la rueda, como Organización. Sólo tenemos que mantener el foco en los problemas".
  • Londres. Pasado mañana Malcorra estará en Gran Bretaña para participar de la cumbre de lucha contra la corrupción y por la transparencia. Se reunirá también con el canciller inglés Philip Hammond para hablar de las nuevas relaciones entre ambos países y de Malvinas. Pero la visita a Gran Bretaña no es antojadiza sino crucial: la diplomacia inglesa tiene en el Consejo de Seguridad de la ONU la llave que necesitaría Malcorra para allanar su camino a la ONU.
  • Líbano, Turquía y Emiratos Arabes. En su paso por esos países Malcorra hablará de la necesidad de pacificar Medio Oriente, de la crisis de los inmigrantes y del valor potencial que ejecutan las fuerzas de paz de la ONU en esa región. Los Cascos Azules es una de las herramientas centrales de Naciones Unidas que la canciller conoce a la perfección y administró cuando era jefa de gabinete de Ban Ki-moon.
  • China. La visita de Malcorra a Pekin está programada para el 18 de mayo y hay un fuerte interés de Xi Jinping en cerrar los acuerdos firmados por Cristina Kirchner que fueron revisados por Macri. De esta manera, Malcorra cuenta allí con un aliado central para un eventual apoyo en la ONU.
  • La Unión Europea. La canciller visitó hace 20 días en Bruselas a la alta representante de la diplomacia de la UE, Federica Mogherini, para acercar posiciones por el acuerdo de libre comercio entre Europa y el Mercosur, aunque fuentes de la Cancillería dijeron que uno de los temas predominantes de esa reunión fue la votación que habrá para suceder a Ban Ki-moon.

La canciller argentina cumplió en cada paso de su gira con el mandato de Macri de mostrar al mundo una nueva cara de la Argentina. Pero ¿alguien puede negar que en esa faena Malcorra hace campaña por su candidatura en la ONU? Hasta el jefe de Gabinete, Marcos Peña, señaló que "sería un honor para la Argentina y para este Gobierno que Malcorra sea elegida para la ONU". Despúes de todo, como dicen en la Casa Rosada, "los argentinos ya tenemos a Bergoglio en el Vaticano, a Messi en el Barca y sólo falta Malcorra en Naciones Unidas".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.