La cifra de desaparecidos. Una ley que silencia la discusión