El Vaticano actúa como si no creyera en un Dios que todo lo ve. Una versión brutal del catolicismo