Unas elecciones atípicas en Uruguay