Agustina Kämpfer dijo que compró un departamento porque quería separarse de Amado Boudou en 2010

La periodista declaró frente al juez federal Ariel Lijo en el marco de una causa por supuesto enriquecimiento ilícito
La periodista declaró frente al juez federal Ariel Lijo en el marco de una causa por supuesto enriquecimiento ilícito Fuente: Archivo
(0)
7 de febrero de 2018  • 22:23

La expareja del exvicepresidente Amado Boudou Agustina Kämpfer se presentó hoy ante la Justicia para ser indagada por el juez federal Ariel Lijo. La periodista está acusada de un hecho de lavado de activos en el marco de una causa por supuesto enriquecimiento ilícito. El magistrado la citó a indagatoria por la compra de un departamento en Bonpland al 1200 que, según una pericia, no pudo justificar y se sospecha que fue pagado con dinero del exfuncionario kirchnerista.

Ante el juez y una secretaria del fiscal del caso Jorge Di Lello, Kampfer entregó esta mañana un escrito al que se remitió varias veces y dio explicaciones vinculadas a ese descargo.

En ese contexto, Kampfer dijo que se compró el departamento con sus ahorros porque trabaja "desde muy chica" y con dinero prestado por un hermano del ex vicepresidente, porque estaba en crisis de pareja y quería irse a vivir sola.

La exnovia de Boudou relató que 30 mil dólares usados para pagar el departamento de Bonpland al 1200 de Palermo provinieron de sus ahorros porque trabajó desde los 18 años, vivió mucho tiempo con sus padres y hasta tuvo ingresos provenientes del exterior, como de la cadena "Televisa", según ejemplificó.

El resto del dinero, unos 90 mil dólares, se los pidió prestados a un hermano de Boudou, Sebastián, ya que en el 2010 atravesaba una crisis de pareja, quería irse a vivir sola y no quería poner a su entonces novio en el medio de esa situación.

"Tenía muy buena relación con mi cuñado", explicó en el juzgado y dijo que sabía de la venta de un departamento realizado por Sebastián Boudou poco antes y por ello le pidió el dinero.

Kampfer reiteró que como era una relación de confianza no se firmó ningún papel por ese préstamo y dejó en el juzgado los comprobantes de transacciones bancarias como evidencia de que ella le fue devolviendo el importe.

"No soy testaferro [de Amado Boudou]", dijo Kampfer en declaraciones a la prensa al salir del juzgado en el tercer piso de los tribunales federales del barrio porteño de Retiro.

Sobre el préstamo, explicó a la prensa que lo pidió a Sebastián Boudou por "dos motivos". "Uno es porque sabía de la existencia de la venta de un departamento a su nombre, entonces sabía que él contaba con el dinero", enumeró.

Y además, "porque en la pareja de cinco años que tuve con Amado no tuvimos un estilo de relación en el que ventiláramos los pormenores de la relación. Y en aquel entonces en el año 2010 tuvimos una crisis de pareja como todas las parejas y como tantas otras que tuvimos después; creo que esa fue la más fuerte yo me quise separar quise irme a vivir sola".

"No quise que un préstamo por parte de Amado fuera motivo de un reclamo en el futuro o de alguna discusión", justificó y aclaró que lo había consultado "con Amado" y le había parecido bien.

Kampfer llegó a su citación a declaración indagatoria junto a su abogado Rafael Cúneo Libarona.

La operación inmobiliaria cuestionada se realizó en el 2010 y, según se explicó a la Justicia, se pagó con 30 mil dólares de ahorros de Kampfer y un préstamo de 90 mil dólares hecho por un hermano del ex funcionario, Sebastián Boudou.

Lijo le imputa este hecho de lavado de activos en el marco de la causa por enriquecimiento ilícito que se sigue a Boudou y en la que ella está sospechada de haber actuado como testaferro, al igual que otros acusados como el socio de su ex pareja José María Núñez Carmona.

En esta causa, Lijo detuvo a Boudou y Núñez Carmona, excarcelados el 11 de enero último por orden de la Cámara Federal porteña.

Agencia Télam

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.