Cavallo confía en el apoyo de la oposición

Pronosticó en los Estados Unidos que los gobernadores trabajarán "constructivamente" para llegar al equilibrio fiscal
Pronosticó en los Estados Unidos que los gobernadores trabajarán "constructivamente" para llegar al equilibrio fiscal
(0)
30 de agosto de 2001  

WASHINGTON.- A pesar de las noticias que llegaban de Buenos Aires -la manifestación sindical y la reunión de gobernadores peronistas que rechazan una quita a los fondos coparticipación-, el ministro Domingo Cavallo pronosticó ayer en Washington que el Gobierno trabajará de manera "constructiva" con la oposición para cumplir con la ley de déficit cero y el resto de los compromisos que asumió con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Cavallo viajó a los Estados Unidos para participar de la fiesta de despedida de Stanley Fischer, número dos del FMI, que tuvo lugar anoche en las oficinas centrales del organismo y a la que asistieron unas 90 personalidades del mundo de las finanzas. Después de un encuentro con el titular del organismo, Horst Köhler, el ministro anunció que ya está lista la nueva carta de intención, cuyos detalles dará a conocer mañana en la Argentina.

Una de las exigencias que impuso el FMI a cambio del nuevo paquete por 8000 millones de dólares es que se elimine el piso mínimo de los fondos que cada mes gira la Nación a las provincias como coparticipación de impuestos, para impedir que el monto supere a la recaudación.

Mientras que los gobernadores peronistas, reunidos en Buenos Aires, analizaban estrategias para resistir la embestida, Cavallo adoptaba un discurso optimista ante sus interlocutores en los Estados Unidos.

"Estamos convencidos de que tanto los gobernadores como el Presidente van a trabajar constructivamente para financiar todos los gastos con recaudación impositiva, porque todos somos conscientes de que no hay ni emisión monetaria ni nuevo endeudamiento disponible para el sector público de la Argentina", dijo Cavallo.

"Vamos a trabajar juntos para lograr el éxito de la economía argentina", agregó con un discurso armado para tranquilizar a quienes se preguntan en Washington si el Gobierno será capaz de imponer políticamente en la Argentina el acuerdo que cerró con el FMI.

El ministro habló ante el directorio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que ayer aprobó un crédito por 500 millones de dólares.

El objetivo del crédito que será ejecutado a lo largo de 15 meses es -explicó Cavallo- "apoyar, precisamente, mejoras al sistema fiscal que vincula a la Nación con las provincias, para avanzar hacia un mejor sistema de coparticipación de impuestos".

Al llegar a Washington, ayer por la mañana, el ministro empezó a gestionar a una reunión con John Taylor, el encargado de Asuntos Internacionales del Departamento del Tesoro, que tuvo un papel protagónico en la negociación entre la Argentina y el FMI.

Taylor inició anteayer una ronda de encuentros con inversores de Wall Street con alta exposición a los bonos argentinos, para hablar sobre los US$ 3000 millones del programa con el FMI que serán destinados a modificar el perfil de la deuda argentina.

Después de recibir a un grupo que llegó a su despacho de la mano del banco JP Morgan, el funcionario del Tesoro se encontró ayer con otro liderado por José Luis Daza, jefe de mercados emergentes del Deutsche Bank. Los inversores también se encontraron con Gerd Hausler, titular del departamento de mercados de capitales del FMI. "De manera informal, Hausler fue informado sobre las últimas novedades del intercambio que está teniendo lugar entre las partes interesadas sobre la deuda argentina", dijo Francisco Baker, vocero del FMI para América latina.

Cavallo no quiso admitir que había discutido el tema con Taylor, a quien visitó en su despacho en una reunión agendada a último momento, porque hasta el final de la tarde el subsecretario no tenía previsto recibir al ministro, según contó a LA NACION una fuente del Tesoro. El secretario Paul O´Neill se encuentra de vacaciones.

Ante los periodistas, el ministro dijo que sólo se había limitado a "agradecer el respaldo que Taylor le brindó a la Argentina". Cavallo se negó a discutir si los 3000 millones se usarán para una recompra o para hacer un canje con garantías, pero admitió que se necesitan más fondos para aliviar la carga de la deuda.

"Por supuesto que apoyos adicionales van a ser muy importantes para asegurar la sostenibilidad del crecimiento de la Argentina", dijo el ministro, que cortó la conferencia de prensa para cambiar el traje por el smoking para ir a la fiesta.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.