"Chino" Navarro: "No sé si es conveniente que hoy Cristina sea candidata"

El líder del Movimiento Evita dijo que la ex presidenta "decidió dejar de conducir" el kirchnerismo y reclamó más autocrítica
Gabriel Sued
(0)
25 de abril de 2016  

Crédito: Enrique Villegas

El regreso de Cristina Kirchner dividió aguas: trazó una frontera en el peronismo. De un lado, los que respondieron a su convocatoria; del otro, los que desoyeron su llamado. Con mirada crítica durante la última etapa del gobierno kirchnerista, el Movimiento Evita hace equilibrio sobre la raya. Reivindica la figura de Cristina, pero redobla los cuestionamientos hacia su construcción política. "Vemos una dicotomía entre una política de mediano y largo plazo que plantea Cristina y nosotros, que estamos sufriendo la Argentina de mañana y pasado", dice el "Chino" Fernando Navarro, diputado bonaerense y uno de los jefes de la agrupación que lidera Emilio Pérsico.

"No sé si es conveniente que Cristina sea candidata hoy", afirmó Navarro, en una entrevista con LA NACION, en la que dejó varias definiciones destinadas a la polémica: sostuvo que el kirchnerismo debe hacer una autocrítica, que "la historia no vuelve hacia atrás" y que el peronismo debe construir una nueva conducción porque "Cristina decidió no conducir".

-¿Qué evaluación hace del regreso de Cristina Kirchner?

-Fue una bocanada de oxígeno para la política. Pero el debate que plantea Cristina es de mediano y largo plazo, y en el Evita tenemos otras urgencias. Queremos construir unidad con el objetivo de frenar a Macri. No tenemos tiempo de discutir quién es el dirigente gremial que a mí me gustaría. La protesta del 29 de abril es muy importante. Vamos a movilizar con las cinco centrales sindicales porque es una formar de frenar el ajuste. Acepto la unidad del PJ, que quizás no es la mejor unidad ni el mejor PJ. Pero si salimos hoy a construir un nuevo instrumento como es el frente ciudadano, no llegamos a 2017 y Macri gana caminando. Veo una dicotomía entre esa política de mediano y largo plazo que plantea Cristina y nosotros, que estamos sufriendo la Argentina de mañana y pasado.

-Usted pidió una autocrítica. ¿De qué tipo?

-Muchos compañeros del FPV creen que perdimos porque los medios hegemónicos jugaron un rol preponderante en la conformación de un sentido común que no se condecía con lo que realmente pasaba. Es cierto. Pero también hubo errores nuestros. La gestión de 2003 a 2015 fue lo mejor que le pasó a la Argentina en décadas, pero no puedo decir que fue todo perfecto.

-¿Qué errores?

-No asumimos adecuadamente el problema de la inflación y la inseguridad. Teníamos políticas activas para enfrentar la inflación, el gobierno actualizaba al 35% las jubilaciones y las paritarias estaban por encima del 30, pero al invocar los números del Indec perdimos credibilidad. Cuando medís los datos de inseguridad de esta década son menores que los de los 90. Pero a la persona que siente que la inseguridad le golpea la puerta no le podés hablar de estadísticas. Otro tema que se minimizó es la corrupción. La corrupción sistémica es más grave que la política. La privatización de YPF o la ley de flexibilización laboral generaron una transferencia de recursos mucho más importante a los sectores dominantes que cualquier hecho de corrupción política. Pero la mayoría de los argentinos no piensa eso.

-¿Qué habría que haber hecho con la corrupción?

-Cuando pensás que las causas tienen un componente político terminás minimizando el hecho. Las cuestiones judiciales debieron haberse atendido como cuestiones judiciales. Es bueno que la Justicia meta preso a quien corresponda.

-¿Ser intransigente con la corrupción?

-Exacto.

-¿Cristina no estaba involucrada en la corrupción?

-No. Creo en Cristina. Hay una persecución política que nació en 2008. Ella es una mujer honesta.

-Usted dijo que la historia no vuelve hacia atrás. ¿Qué quiere decir?

-Que la historia no vuelve hacia atrás, siempre va para adelante. Pasa con los grandes jugadores de fútbol, con los artistas. El brillo que tuvieron en un momento se opaca después. La historia no vuelve a esa plaza donde festejaste un triunfo electoral contundente.

-¿O sea que Cristina ya fue?

-Depende de ella. Cuando se fue Perón en el 55 la historia no fue para atrás. Para volver tuvo que hacer actualización doctrinaria. Evolucionó como evolucionó el mundo.

-¿Le gustaría que fuera candidata en 2017?

-[Piensa.] No sé si es conveniente que Cristina sea candidata hoy. Veo con preocupación que nosotros achicamos la cancha a kirchnerismo versus macrismo. Y esto no es hablar mal de Cristina, yo la adoro. Esta etapa requiere que no seamos funcionales a Macri y hay muchos compañeros que se aferran a Cristina y eso a Macri le sirve porque desvía la atención de los problemas reales. Hace diez días que hablamos de Cristina y acá el problema es que la inflación de abril es del 6,6%. Que todos los días vas a un barrio y te encontrás con dos o tres que perdieron su laburo.

-¿El Evita sigue siendo parte del kirchnerismo?

-Forma parte del movimiento nacional y del peronismo. En mi perfil de Facebook pongo "peronista kirchnerista". Pero hoy tenemos que buscar un espacio más grande.

-¿Cristina sigue siendo "la je fa"?

-Nunca la llamé jefa. Fue mi líder y conductora. Hoy el liderazgo la trasciende, pero hoy no me conduce. No porque yo no quiera, sino porque ella decidió no conducir. Plantea a la dirigencia que "arme" el frente ciudadano. No dice: "Lo voy a armar yo". Del PJ ya se apartó y lo dice expresamente. Ella decidió no conducir, por lo tanto tenemos la responsabilidad de construir una conducción.ß

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.