Concluye la visita a París. Cristina Kirchner: no soy progre, soy peronista