Delome SA, la empresa del misterio

El juez no puede ubicar a la firma vinculada al ex funcionario y que participa en medios de Córdoba
Marcelo Veneranda
(0)
18 de abril de 2010  

La empresa Delome SA estuvo en todos lados y no está en ninguna parte. Pagó vuelos al exterior del ex secretario de Transporte Ricardo Jaime, le compró un departamento a su mujer, Silvia Reyss -para luego cedérselo a su hija-, y tiene a su nombre la cédula verde de un vehículo que se le atribuye al ex funcionario, al igual que la radio LV2 de Córdoba, que adquirió antes de las últimas elecciones.

Pero ni el juez federal Norberto Oyarbide, que investiga el crecimiento patrimonial de Jaime, ni la jueza cordobesa Verónica Martínez de Petrazzini, que entiende en la quiebra de LV2, pudieron ubicar un domicilio real de Delome o de su presidente, Ignacio Julián Soba Rojo. Tampoco lo consiguió el secretario de Trabajo de Córdoba, Omar Sereno, que en febrero amagó con obligar a comparecer al directivo con la fuerza pública.

Las citaciones judiciales se amontonan en el buzón del departamento 9, segundo piso, de Medrano 651, donde Delome fijó su domicilio social en Buenos Aires. Pero allí habita una mujer que dijo no saber nada de la empresa. "Hace ocho años que recibimos citaciones, pero acá nunca existió Delome", sostuvo el encargado del edificio.

"Hace más de 15 años que el ingeniero Soba no pisa por acá", se sorprendieron en el 8° piso de Cerrito 260, donde Soba Rojo y Oscar Katz radicaron una vieja sociedad, Olifants. Antiguos vecinos recordaron que junto con ellos trabajó Juan Carlos Delconte, administrador nacional de Aduanas durante la gestión alfonsinista, que fue condenado a prisión por contrabando agravado.

En el lugar todavía se conservan facturas telefónicas impagas y cuentas del banco Velox.

Los oficios enviados por el gobierno de Córdoba se perdieron en el 8° piso de Santa Fe 1443, donde Soba Rojo declaró su domicilio particular. Pero hace más de un año que el ingeniero se mudó a un departamento del 9° piso de Paraná 1045. Queda a sólo unos metros de su viejo hogar, pero lejos de las molestas citaciones judiciales.

También dejó de frecuentar la parroquia San Nicolás de Bari, en Santa Fe 1352, donde dirigía y animaba el Grupo Círculo Bíblico, según consta en la pagina web de la institución. "Ya no pasa por aquí, quizás empiecen a juntarse más adelante", indicó la secretaria parroquial.

Emprendedor octogenario

LA NACION intentó comunicarse durante toda la semana con Soba Rojo y le dejó mensajes en su nuevo domicilio. No son pocas las conexiones sin explicar entre Delome y Jaime. Por caso, la empresa pagó vuelos que el ex secretario realizó al exterior a través de la firma Mac Air y figura como titular de la cédula verde de un Toyota Corolla, secuestrada en el departamento de la Avenida del Libertador 654, piso 12, que alquila el ex funcionario.

Además de la adquisición de la radio LV2 AM 970 al Grupo Uno en marzo de 2009, Delome le compró a la mujer de Jaime un departamento en Córdoba, pero lo cedió a su hija, Agostina Jayo, que todavía figura como titular de la escritura en el contrato de alquiler.

Para Oyarbide no sólo se trataría de una venta simulada, sino que Delome sería utilizada por Jaime o su entorno "como pantalla para ocultar la verdadera propiedad de sus bienes".

Bajo reserva, fuentes vinculadas con la empresa indicaron que sus únicos socios son Soba Rojo y Katz, aunque no pudieron explicar el interés de los empresarios por los vuelos de Jaime o los medios cordobeses.

"Jaime no tiene nada que ver con Delome", sostuvo, por su parte, el abogado Marcelo Guitman, que aseguró haber sido contratado personalmente por Soba Rojo para atender el expediente de la quiebra de LV2. Con todo, consignó que recibe sus instrucciones a través de correos electrónicos y mensajes de celular. Pero no aclaró si se los envía Soba Rojo, que tiene 82 años.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.