El ala más dura de los piqueteros volvió a las protestas tras la elección

En el microcentro porteño se repitieron múltiples protestas de organizaciones sociales, que generaron un caos de tránsito
En el microcentro porteño se repitieron múltiples protestas de organizaciones sociales, que generaron un caos de tránsito Crédito: Ricardo Pristupluk
Barrios de Pie y el Polo Obrero marcharon a la Plaza de Mayo para reclamar la aplicación de la emergencia alimentaria; otro grupo protestó con un "polentazo" contra el FMI
María Paula Etcheberry
(0)
1 de noviembre de 2019  

Una columna de manifestantes avanzaba hacia el sur de la avenida 9 de Julio, con sus banderas y pecheras celestes, bajo el sol del mediodía. Otro grupo se movilizaba hacia el norte, con sus estandartes rojos y negros. El microcentro porteño se vio afectado ayer por una serie de piquetes de distintas o rganizaciones sociales, que volvieron a las calles por primera vez después de las elecciones. El caos de tránsito se potenció aún más, con un nuevo corte de taxistas contra Uber en varios puntos de la ciudad.

Las banderas celestes pertenecían a la agrupación Barrios de Pie-Libres del Sur, que conduce Silvia Saravia y no responde al kirchnerismo. Se concentraron a las 11 de la mañana en el Obelisco para reclamar la aplicación de la ley de emergencia alimentaria, que consideran que el Gobierno está incumpliendo. Marcharon a la Plaza de Mayo, donde confluyeron con otro grupo de organizaciones con reclamos similares, lideradas por el Polo Obrero.

"En el barrio no se ve todavía la ley de emergencia alimentaria. El gobierno de Mauricio Macri tiene la responsabilidad de ejecutar ya las partidas. Tiene las herramientas para hacerlo y el aval de todos los espacios políticos. Todavía faltan 40 días para que asuma el próximo gobierno. Y es demasiado tiempo", expresó Saravia, coordinadora nacional de Barrios de Pie, en diálogo con LA NACION.

"Tengo 20 chicos en mi merendero. Exigimos que se cumpla la emergencia alimentaria. A nuestro comedor todavía no llegaron los aumentos que corresponden", agregó Mónica, una manifestante de 42 años, que trabaja en el merendero Don Pereyra, que la organización Barrios de Pie administra en Ituzaingó, en el oeste del conurbano.

Aunque el eje central de la protesta es la emergencia alimentaria, la agrupación también pide que se actualicen los montos de la Asignación Universal por Hijo, las jubilaciones y el salario social complementario.

Parecido fue el reclamo del Polo Obrero, que marchó desde las avenidas 9 de Julio e Independencia a la Plaza de Mayo. Al igual que Barrios de Pie, reclamaron por la instrumentación de la ley de emergencia alimentaria. Aunque agregaron otros pedidos, como la apertura de nuevos cupos en los planes sociales y el aumento en el monto de los programas.

"Queremos trabajo. Y que se abran nuevos cupos. Los alimentos suben y no se está cumpliendo la ley de emergencia alimentaria, como se había acordado. Llegaron algunos aumentos, pero no de la manera acordada. No son suficientes", afirmó Mary, de 38 años, integrante del Polo Obrero de la Capital .

Al mismo tiempo que Barrios de Pie y el Polo Obrero se dirigían hacia la Plaza de Mayo, el Frente de Organizaciones en Lucha, el Frente Popular Darío Santillán, el MTD-Aníbal Verón y la Federación de Organizaciones de Base teñían de rojo y negro el microcentro. Pasadas las 12, se dirigieron hacia las oficinas del FMI, ubicadas en la plaza Libertad, para realizar un "polentazo" contra el pago de la deuda que la Argentina contrajo con el organismo internacional.

"La deuda es con el pueblo, no con el FMI", rezaba una bandera enorme que las agrupaciones habían colgado en el edificio que alberga las oficinas del organismo de crédito. "Es una manifestación simbólica. Ni un solo peso de los préstamos que ha pedido la Argentina durante el gobierno de Macri fue para la clase trabajadora. Consideramos que no hay que pagar la deuda", explicó a LA NACION Marianela Navarro, dirigente del Frente de Organizaciones en Lucha, quien llamó a solidarizarse con Chile y Ecuador. "Acompañamos la lucha de todos los pueblos latinoamericanos", afirmó.

A su alrededor, los piqueteros se resguardaban bajo la sombra de los árboles de la plaza, mientras comían la polenta que les servían de unas enormes ollas plateadas, frente a las puertas de la sede local del FMI. Permanecieron en el lugar hasta las tres de la tarde, cuando terminó la protesta. Las otras manifestaciones se extendieron hasta las 15.30, cuando el Polo Obrero y Barrios de Pie comenzaron a retirarse de la Plaza de Mayo.

Las organizaciones movilizadas pertenecen al grupo de los "duros" y tienen una postura mucho más confrontativa que la del "triunvirato piquetero", compuesto por la Corriente Clasista Combativa ( CCC), la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular ( CTEP) y Barrios de Pie-Somos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.