El Gobierno busca moderar las expectativas sobre los anuncios

En la Casa Rosada no hablan de un plan antiinflacionario, sino de medidas adicionales al programa económico que ya está en marcha y que tiene aval del FMI; siguen puliendo el acuerdo de precios
Macri y Vidal volvieron ayer a mostrarse juntos en campaña, en Saladillo
Macri y Vidal volvieron ayer a mostrarse juntos en campaña, en Saladillo Crédito: Presidencia
En la Casa Rosada no hablan de un plan antiinflacionario, sino de medidas adicionales al programa económico que ya está en marcha y que tiene aval del FMI; siguen puliendo el acuerdo de precios
Santiago Dapelo
(0)
13 de abril de 2019  

Será una ayuda para aliviar los alicaídos bolsillos de los argentinos, pero no se trata de la instalación de un nuevo programa integral económico. Ante la incertidumbre que provoca el impacto que tendrá en la economía real, el Gobierno busca moderar las expectativas que se generaron alrededor de las medidas que el presidente Mauricio Macri anunciará el miércoles próximo.

Desde la Casa Rosada se repiten como un mantra las palabras del jefe de Gabinete, Marcos Peña , quien insistió en que la reactivación económica llegará "lo más rápido posible". Las medidas que Macri expondrá son un gesto en ese camino, pero difícilmente resuelvan los problemas de fondo.

El objetivo central de los anuncios es generar una "sensación de alivio" en las capas medias y bajas, las más golpeadas por la inflación. Y, en consecuencia, frenar la caída en el consumo, ya que, si se confirma la tendencia en este período, serán tres años consecutivos de contracción.

Inflación y consumo es el corazón de la presentación que realizará el Presidente, que ayer se terminó de definir con los gobernadores de Cambiemos en la Casa Rosada. El jefe del Estado dará a conocer un renovado listado del programa Precios Cuidados, con unos 40 artículos -el número aún está bajo negociación con los supermercados- de la canasta básica nuevos con precios congelados por seis meses.

La fecha elegida no es aleatoria. Macri buscará dar respuesta a lo que será una pésima noticia: la inflación de marzo superará el 4 por ciento, según reconocieron fuentes oficiales. El objetivo es que el Presidente capitalice el efecto de las medidas dirigidas a las clases media y baja y a los jubilados.

Es por eso que Macri hará hincapié en el control que tendrá esta medida con la aplicación de todas las herramientas disponibles en la ley de defensa de la competencia. También se presentarían tres líneas de crédito -los préstamos Anses, Procrear y Mejor Hogar-, y Ahora 12, para la compra de electrodomésticos e indumentaria. El equipo de Macri también trabaja contra reloj para incluir beneficios para las pymes y se pondrá en marcha un mecanismo similar al que ya se informó para aplanar el pago de las boletas de gas, pero en este caso con las de electricidad.

"No es un plan nuevo, son medidas que complementan nuestro programa económico, que es sólido y consistente", dijo a LA NACION el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, a cargo de la negociación con supermercados y bancos.

Encorsetado en el acuerdo que firmó el último año con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Gobierno actuará siempre dentro de esos límites y no comprometerá el equilibrio fiscal, el objetivo primario de la gestión del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

"El Presidente está convencido sobre el programa económico que estamos llevando adelante. Quizás algunos datos no son de la magnitud que esperábamos, pero no vamos a hacer nada que esté por afuera, cambie y tuerza el programa que estamos llevando adelante", adelantó Sica.

Macri repasó ayer junto al jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el resto de los ministros los avances de las medidas y las conclusiones de lo que fue el encuentro de anteayer en la Casa Rosada con los cinco mandatarios de Cambiemos.

El Gobierno quedó conforme con el respaldo que obtuvieron de parte de María Eugenia Vidal (Buenos Aires), Horacio Rodríguez Larreta (Capital), Alfredo Cornejo (Mendoza), Gerardo Morales (Jujuy) y Gustavo Valdés (Corrientes), quienes les presentaron a Peña y al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, sus ideas para aliviar el impacto de la crisis económica.

La reunión, que duró casi tres horas, sirvió para cerrar filas hacia el interior de Cambiemos tras los desacuerdos sobre los alcances que podrían tener las medidas que salieron a la luz en los últimos días. A cada intervención de los gobernadores Peña les respondía con un funcionario técnico.

Fue la respuesta de Macri al pedido que habían realizado los radicales de tener una mayor incidencia en la toma de decisiones.

Pero fue también un gesto de autoridad para la gobernadora bonaerense, con quien compartió dos actos ayer, y el jefe de gobierno porteño, que en los últimos días también le reclamaron una mayor iniciativa.

Mientras el dólar le dio un respiro al Gobierno en los últimos días -la divisa norteamericana bajó 60 centavos ayer-, se aceleró el trabajo del equipo de Macri, con el ministro coordinador al frente, para dejar todo listo antes del próximo miércoles. Incluso habrá reuniones durante el fin de semana para pulir la presentación del Presidente, que apuesta a una reactivación.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.