El movimiento ARI, al filo de la ruptura