Opinión. El peronismo, frente a dos alternativas