Empresarios, en línea con el objetivo oficial de acelerar reformas

El Foro de Convergencia celebró el pacto, pero pidió bajar la presión fiscal y el costo laboral
(0)
30 de junio de 2019  

El acuerdo sellado el viernes entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur recibió ayer el apoyo del Foro de Convergencia Empresarial, que "celebró" su firma, pero insistió en la necesidad de aprovechar la situación para "mejorar las condiciones de competitividad de la Argentina, implementando las medidas de transformación estructural que el Foro viene planteando públicamente desde 2014". Mencionó entre ellas "la reducción de la presión impositiva, la reforma de los convenios laborales para adecuarlos a la realidad tecnológica y formas de trabajo actuales, y la disminución de la tasa de inflación a los niveles de nuestros países competidores, lo que permitirá también reducir las tasas de interés para la necesaria inversión".

El Foro, que agrupa a las principales entidades empresariales del país, señaló al mismo tiempo que el sector privado también deberá ser eficiente para enfrentar las consecuencias de la integración. "Las empresas argentinas deberán invertir en mejorar sus procesos de producción y prestación de servicios para poder competir y estar dispuestas a integrarse a las cadenas de producción globales y a buscar clientes más allá de nuestras fronteras", propugnó.

Luego de destacar los beneficios que, a su criterio, traerá el acuerdo (la apertura de un mercado de más de 700 millones de consumidores para los productos y servicios argentinos "y la posibilidad de que nuestros consumidores tengan acceso a productos de excelente calidad a precios accesibles", además de "la generación de empleo genuino" en el país), la entidad pidió "a la dirigencia política de todos los partidos que deje de lado sus diferencias coyunturales para arribar a los acuerdos básicos sobre políticas públicas que permitan las transformaciones estructurales antes mencionadas".

También se expresó la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC). En un comunicado, destacó que el acuerdo "permitirá generar condiciones para diversificar el patrón de exportación e incentivar la radicación de inversiones en diversos sectores productivos". La entidad presidida por Jorge Di Fiori señaló que la UE es el principal inversor extranjero en la Argentina y proyectó que el acuerdo "redundará en una duplicación del comercio intrabloque".

Pero también se expresó en línea con los planteos de aprovechar esa integración para mejorar el perfil competitivo del país y de la región. Destacó que "permitirá disciplinar el funcionamiento del bloque Mercosur de acuerdo con los estándares internacionales de comercio y las reglas de la Organización Mundial de Comercio (OMC)".

Apoyo y rechazos en Europa

Del otro lado del Atlántico, la entidad empresaria europea BusinessEurope destacó ayer su "bienvenida" al acuerdo y confió en que el pacto "será equilibrado". "Todavía debemos conocer los detalles, pero tenemos confianza en que el resultado final será equilibrado y salvaguardará los principales intereses europeos", declaró el presidente de la organización empresarial, Pierre Gattaz, citado por la agencia Télam.

Tal como se esperaba, al menos en lo inmediato, los agricultores europeos expresaron su frontal rechazo al acuerdo. Citada en Bruselas por la agencia francesa AFP, la Copa Cogeca, el principal sindicato agrícola de la UE, criticó "una política comercial de doble rasero y con doble vara de medir", que aumenta "la brecha entre lo que se les pide a los agricultores europeos y lo que se tolera a los productores del Mercosur", aludiendo a las diferentes normas sanitarias y medioambientales exigidas a los productores entre las dos regiones.

En Alemania, Joachim Rukwied, responsable del principal sindicato agrícola, Deutscher Bauernverband, declaró que el acuerdo es "totalmente desequilibrado" y que pondrá en peligro "muchas explotaciones agrícolas familiares".

"Unas semanas después de las elecciones europeas, es inaceptable la firma de un acuerdo Mercosur-UE que expondrá a los agricultores europeos a una competencia desleal y a los consumidores, a un engaño total", expresó en la red social Twitter la jefa del primer sindicato agrícola francés, Fnsea, Christiane Lambert.

Como respuesta, el comisario europeo de Agricultura, Phil Hogan, prometió una "ayuda financiera" de hasta 1000 millones de euros "en caso de perturbación del mercado", si bien admitió que el texto implica "algunos desafíos para los agricultores europeos". El presidente francés, Emmanuel Macron, dijo que se trataba de un "buen" acuerdo, pero avisó que Francia estará "vigilante" sobre el cumplimiento de normas ambientales de la UE.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.