En Inglaterra, la luz de los trenes decayó con la privatización