Francia extraditará a la Argentina a un expolicía acusado de genocidio

Mario Sandoval debe ser juzgado en su país por el secuestro y la desaparición, en 1976, del estudiante Hernán Abriata durante la dictadura militar
Mario Sandoval debe ser juzgado en su país por el secuestro y la desaparición, en 1976, del estudiante Hernán Abriata durante la dictadura militar
Luisa Corradini
(0)
12 de diciembre de 2019  • 12:26

PARIS.- La justicia francesa validó definitivamente la extradición hacia la Argentina de un expolicía acusado de crímenes de lesa humanidad Mario Sandoval. El expolicía, detenido pocas horas después de la decisión del Consejo de Estado -más alta jurisdicción de orden administrativo y judicial de Francia-, debe ser juzgado en su país por el secuestro y la desaparición, en 1976, del estudiante Hernán Abriata durante la dictadura militar.

Durante seis años, Sandoval, de 66 años, utilizó todos los recursos jurídicos posibles para evitar esa extradición solicitada por el juez argentino Sergio Torres en 2012. La misma fue acordada una primera vez por la cámara de Instrucción de la corte de Apelaciones de París en 2014, pero frenada después por una decisión de la corte de Casación en 2015, debido a una eventual prescripción.

Esta vez, la decisión tomada por el Consejo de Estado tiene carácter definitivo y la extradición debe ser ejecutada en un plazo máximo de una semana.

Además del caso concreto de Hernán Abriata, Mario Sandoval es mencionado en otros 500 casos de asesinato, tortura y secuestro. Los documentos en poder de la justicia argentina se refieren a él con el sobrenombre de "churrasco", siniestro término utilizado en referencia a la cama metálica utilizada para torturar a los prisioneros con electricidad.

Sandoval, quien fue detenido el miércoles pasado en su casa de las afueras de París, escapó a Francia después de la caída de la junta militar argentina y obtuvo la nacionalidad francesa en 1997. El expolicía puede, sin embargo, ser extraditado pues los crímenes que le son imputados fueron cometidos antes de llegar a Francia.

Sandoval llegó a enseñar en el prestigioso Instituto de Altos Estudios de América Latina (IHEAL) y en la universidad de Marne-la-Vallée, en las afueras de París.

En 2017, muchos de sus colegas en ambas instituciones solicitaron su arresto después de reconocerlo en una foto incluida en la investigación.

"Una acción judicial es esencial a fin de establecer la verdad y asegurarse de que alguien culpable de crímenes contra la humanidad no pueda enseñar en una institución pública", decía una misiva redactada por los miembros del IHEAL.

Agotados todos los recursos legales en Francia, su abogado, Jérôme Rousseau, presentó una apelación ante la Corte Europea de Derechos Humanos, argumentando que su cliente no será sometido a un juicio justo e imparcial en la Argentina.

Durante años, los defensores de Sandoval alegaron el error de identidad, basado en una homonimia. Pero el argumento fue invalidado por los documentos presentados por el Estado argentino, en particular por su expediente administrativo en la policía federal. Sandoval fue identificado por numerosos sobrevivientes del centro de tortura de la Escuela de Mecánica de la Armada.

El caso de Hernán Abriata

Hernán Abriata, militante en la Juventudes Universitarias Peronistas de 25 años, fue secuestrado en su domicilio en Buenos Aires el 30 de octubre de 1976 por una unidad de intervención dirigida por Mario Sandoval. Conducido a la ESMA -donde en 2017 fue hallado un mensaje de amor grabado en una pared dirigido a su esposa, Mónica Dittmar-, fue torturado y probablemente asesinado. Como su cuerpo nunca fue hallado, la justicia argentina considera que el crimen no puede prescribir.

En sus considerandos, el Consejo de Estado afirma que su extradición "no privará a Mario Sandoval de sus derechos a someterse a un proceso equitativo, respetuoso de la presunción de inocencia y su seguridad jurídica". La alta jurisdicción subrayó que el ex policía podrá "presentar al juez penal argentino todos los elementos que considere útiles" para probar su inocencia.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.