Hasta Netflix se burló de la conversación entre Cristina Kirchner y Oscar Parrilli