Opinión. Hasta que el silencio aturda a la Presidenta