La Asamblea Legislativa acepta hoy la renuncia de De la Rúa

Puerta será el presidente de la Nación interino; elecciones anticipadas antes de 90 días
Laura Serra
(0)
21 de diciembre de 2001  

Hoy a las 11 se reunirá la Asamblea Legislativa en el Congreso para aceptar la renuncia que ayer presentó el saliente presidente Fernando de la Rúa. Será entonces en esta histórica jornada que el peronista Ramón Puerta, presidente provisional del Senado, asumirá interinamente la jefatura del Poder Ejecutivo.

Esto no implica que hoy mismo los legisladores designen al sucesor definitivo del ex primer mandatario. Anoche, en medio de la vorágine política, esta decisión no estaba tomada. Según marca la ley de acefalía, Puerta tiene 48 horas para convocar a una nueva asamblea en el Congreso para elegir al futuro presidente (lo deberá hacer entre un senador o diputado nacionales o un gobernador). El misionero anticipó ayer que podría tomarse ese tiempo si el justicialismo demora en definir al nombre del reemplazante de De la Rúa.

De todas maneras, el nuevo presidente que designe el Congreso ejercerá su mandato por un plazo no mayor a 90 días. Así lo anticipó el justicialismo, que decidió que se convocará a elecciones anticipadas (de lo que se informa por separado).

"Deberá ser el pueblo el que tome la decisión por medio del voto. El futuro mandatario deberá contar con toda la legitimidad popular; caso contrario, el caos se podría profundizar", aseveró un importante legislador justicialista.

Es decir que en las próximas horas se definirá el sucesor interino de De la Rúa. Si bien el justicialismo se reconoce apremiado por los tiempos, los legisladores de ese partido admitían anoche que el PJ no podrá asumir las riendas de la administración nacional si previamente no se acordaba un plan económico unívoco que permita superar cuatro años consecutivos de recesión económica.

Las reuniones y los contactos telefónicos fueron incesantes a lo largo de la jornada. En un Congreso semivacío (las autoridades dispusieron una suerte de asueto ante los hechos de violencia que se registraban en sus proximidades), el clima era febril en los principales despachos de ambas cámaras. Conferencias de prensa, rumores y todo tipo de versiones dominaron la jornada. Todo ello hasta que Fernando de la Rúa anunció su renuncia, un hecho que ya todos daban por cierta al promediar la tarde.

Por tal motivo, la conducción de los bloques de senadores y de diputados peronistas evaluaban anoche una serie de iniciativas por impulsar en forma inmediata no bien asuma el nuevo presidente. El objetivo, aducían, es procurar una rápida descompresión política y social, agudizada por las últimas medidas financieras adoptadas por el gobierno saliente.

Salida de la convertibilidad

En este plano, los justicialistas anticipaban que una medida prioritaria por impulsar será la salida del régimen de convertibilidad. Esta alternativa fue evaluada largamente por los principales economistas de los bloques legislativos, que consideran que esta es la única salida que permitiría que el país recupere su competitividad.

Claro que esta medida debería ser acompañada por otras herramientas, como una rebaja en determinados impuestos, analizaban los legisladores. Pero, antes que nada, reconocían la necesidad de contar con un amplio apoyo político partidario, ya que nadie desconoce que la sola palabra "devaluación" (una de las alternativas económicas más firmes que se estudian) provoca escozor en la sociedad.

La UCR y el Frepaso estarían dispuestos a brindar ese respaldo político que reclamará el justicialismo. Ayer eran incesantes las comunicaciones telefónicas entre los diputados peronistas y del radicalismo para acordar líneas económicas y financieras alternativas a la convertibilidad.

Entre las medidas que se impulsarían rápidamente figura un programa de emergencia social, alimentaria y laboral, atento a la severa crisis que afecta a la población.

Esta iniciativa, impulsada por el diputado justicialista Alfredo Atanasof, su par del ARI, Elisa Carrió, entre otros legisladores, ya fue acordada con senadores del PJ y algunos gobernadores de ese signo. Propone, entre sus puntos principales, la creación de un fondo de emergencia alimentaria y social, constituido por 350 millones de pesos. La medida también instrumenta un subsidio por desempleo y formación profesional (aunque el monto no fue definido).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.