En la Marcha en Defensa de la Universidad Pública los estudiantes fueron mayoría y cantaron contra el Gobierno

Federico Acosta Rainis
(0)
31 de agosto de 2018  

Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi

Con mucho frío, bajo una lluvia por momentos intensa y con un clima enrarecido también por la inestabilidad cambiaria de los últimos dos días, miles de estudiantes, docentes y no docentes de todo el país se movilizaron ayer por la tarde del Congreso a la Plaza de Mayo en la Marcha Nacional en Defensa de la Universidad Pública. Aunque la manifestación ocurrió en el marco de la negociación paritaria que llevan a cabo los docentes con el Ministerio de Educación, los participantes, en su gran mayoría jóvenes estudiantes, marcaron también su oposición a las políticas del Gobierno en general. Por eso, junto a las consignas por un aumento de sueldos y del presupuesto educativo, hubo reclamos que apuntaron directamente al Ejecutivo.

Así se vio la marcha universitaria desde el drone de LA NACIÓN

00:40
Video

"La educación es un derecho y los gobiernos no la pueden considerar un gasto -dijo Karina Mauro, estudiante de Ciencias de Educación de la Universidad de Lomas de Zamora-. Soy la primera estudiante de la familia y si la universidad no hubiese sido pública yo no habría podido ir". La movilización comenzó pasadas las 17 de forma algo desorganizada, debido a la lluvia y las intensas ráfagas de viento, por lo que muchos al comienzo buscaron refugio en edificios cercanos.

Además de las pancartas de los gremios, hubo banderas de centros de estudiantes secundarios y terciarios, de organizaciones sociales y de partidos políticos de izquierda y el kirchnerismo. "Si el presupuesto no está, qué quilombo que se va a armar, les cortamos las calles y les tomamos la facultad" y "fuera, Macri, fuera", estuvieron entre los cantitos más repetidos. También hubo críticas para el FMI y la inestabilidad cambiaria. Se notó particularmente la presencia de las universidades del conurbano bonaerense. "Mi universidad es nueva, tiene un perfil comunitario, y el déficit deja sin cursar a un montón de pibes que no pueden pagar una privada", dijo Sebastián Tufaro, quien cursa la Licenciatura en Kinesiología en la Universidad Nacional Arturo Jauretche (UNAJ), con sede en Florencio Varela.

A los ya clásicos pañuelos verdes, a favor del aborto, y anaranjados, por un Estado laico, se sumó uno nuevo de color azul que reza "en defensa de la educación pública" junto a un dibujo de tres lápices. "Fue el que más vendí hoy", indicó un vendedor parado sobre Avenida de Mayo.

Los estudiantes y los docentes llegaron desde diferentes provincias del país, como Córdoba, Santa Fe y La Pampa. "Vinimos desde Rosario en 40 colectivos: diez de docentes y el resto de estudiantes, padres y no docentes", dijo Laura Ferrer Varela, profesora de la materia de Saneamiento Urbano y Rural en la carrera de Ingeniería Civil de la Universidad Nacional de Rosario y secretaria del gremio de investigadores de esa casa de estudios.

A medida que las columnas avanzaron hacia la Plaza de Mayo, el agua fue cediendo, aunque el frío no. Y entonces empezaron a desaparecer los paraguas y verse algunos de los carteles que portaban los manifestantes, con frases como "mientras existan maestros de pie no habrá pueblo de rodillas" y "la educación es un derecho, no un servicio".

También hubo expresiones artísticas, con música y percusión.

Una de las columnas más nutridas fue la de la Federación Universitaria de Buenos Aires. Su presidente, Julián Asiner, del Partido Obrero, dijo: "Ayer se tomaron cien facultades en todo el país. Entramos en una nueva fase y esto no se termina acá".

Hacia el final, cuando el grueso de la movilización se había desconcentrado pacíficamente, hubo corridas y forcejeos con efectivos de la Policía Federal.

Como consecuencia, tres personas fueron detenidas, según informaron por la noche fuentes policiales.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.