Luis Naidenoff: "Hoy tenemos un poder dual, Alberto, por un lado, y Cristina, por el otro"

El jefe del bloque de senadores de Juntos por el Cambio advierte que los primeros meses muestran un gobierno con "improvisación y precariedad"
El jefe del bloque de senadores de Juntos por el Cambio advierte que los primeros meses muestran un gobierno con "improvisación y precariedad" Fuente: Archivo
Gustavo Ybarra
(0)
23 de febrero de 2020  

En tono suave, pero de manera categórica, el senador Luis Naidenoff (UCR-Formosa) acusó al gobierno de Alberto Fernández de pretender "reducir el déficit fiscal por la vía del ajuste a los jubilados" y de mostrar "una precariedad preocupante".

El jefe de los senadores de Juntos por el Cambio dijo que el Gobierno "no tiene programa" y lo adjudicó a tensiones internas. "Hoy tenemos un poder dual en la Argentina, el Presidente, por una parte, y la vicepresidenta, por otra", sentenció.

En diálogo con LA NACION, Naidenoff evitó anticipar la postura del principal bloque opositor del Senado sobre la nominación de Daniel Rafecas como jefe de los fiscales, aunque dijo que la coalición tomará una posición unificada.

-¿Qué balance hace de los dos primeros meses del Gobierno?

-Es muy difícil hacer un balance en 60 días, pero en este corto tiempo demostró una improvisación que genera una gran incertidumbre. No hay plan y lo que se fue armando es producto de parches. Se intenta tapar esta improvisación con una retórica de campaña, pero la campaña terminó y tenés que avanzar en hechos concretos. Ahí está la ausencia del programa, que demuestra una precariedad preocupante.

-¿A qué adjudica esa improvisación?

-A una razón política central: estamos en presencia de una coalición política que no se reconoce como tal. Una coalición que a diferencia del peronismo tradicional, que encontraba una síntesis entre los diferentes sectores que convergían en el movimiento, no logra un liderazgo fuerte. Hoy tenés un poder dual. El Presidente, por una parte, y la vicepresidenta, por otra. Y esa dualidad de poder genera las enormes tensiones y las diferencias en materia de política exterior, de seguridad, de economía y de tratamiento de la deuda.

-El Gobierno dice que primero quiere arreglar la deuda.

-La deuda es importante, pero no hay presupuesto, no hay programa y hay un problema de falta de expectativas que vienen de la mano de un gobierno que debe resolver cuestiones centrales, como una unidad de criterio y de acción. Al contrario, hay un cambio constante de posiciones, que indica que la centralidad del poder hoy la ejerce Cristina Kirchner.

-¿El Presidente no tiene poder o hay dos poderes en pugna?

-Hay dos poderes en tensión, con un fuerte liderazgo de Cristina Kirchner. Nosotros acompañamos el tema de la deuda con sentido de responsabilidad porque el país necesitaba mandar una fuerte señal de respaldo político, para generar previsibilidad en el manejo de la reestructuración de esta deuda. Ahora bien, la prudencia no la exhibió el propio oficialismo, con un Presidente que dice vamos a negociar con quita de interés y prórroga de plazos y una vicepresidenta que, desde Cuba, dice que no, que el país necesita quita de capital, porque el fondo es responsable por prestar a un país que es un deudor compulsivo y el relato que ya conocemos. Y el Presidente cambia el eje, responsabiliza al Fondo y va por una quita de capitales. Esto no es una estrategia, es la tensión en esta dualidad de poder.

-Pidió hechos concretos. ¿Qué medidas debió haber tomado el Gobierno?

-El Gobierno tomó una sola medida, que fue reducir el déficit por la vía del ajuste, y el ajuste viene de la mano de impuestos a los sectores medios y pérdida del poder adquisitivo de los jubilados. El peor error fue haber dejado sin efecto la fórmula de la movilidad previsional, que supuestamente mejora la mínima para el 75% de los jubilados, pero no dicen que esa mejora implica un incremento de $197 por jubilado. Además, todos los que reciben por encima de $16.000 terminan perdiendo, son una especie de privilegiados para el Gobierno.

-¿Cuál será la postura de la UCR con los regímenes especiales de jubilados?

-Mi posición personal es acompañar, porque no hay margen para sostener regímenes especiales de privilegio. Algunos magistrados amenazan con renuncias masivas si se modifica el criterio de la actual jubilación. Si es así, o lo hacen a manera de apriete o extorsión, mi posición personal es que renuncien. Hay que tener una mirada integral en un país en emergencia.

-¿Este proyecto podría estar pensado para forzar una renuncia masiva de jueces como parte de la reforma judicial que quiere impulsar el Gobierno?

-No lo descarto, porque si hay un retiro masivo de jueces, puede haber un desembarco masivo de otros. Igual, me parece que la reforma judicial irá por otro camino. Lo de las jubilaciones especiales tiene que ver con tratar de compensar la medida injusta e inhumana de ajustar por la vía de los jubilados.

-¿Qué postura va a adoptar Juntos por el Cambio con la nominación de Daniel Rafecas como procurador general?

-Es una decisión que vamos a tomar en la mesa política de Cambiemos y no va a haber medidas apresuradas. Antes hay que cumplir con el procedimiento de rigor, que es la audiencia pública.

-Pero Alfredo Cornejo dijo que el radicalismo debería rechazar el pliego.

-Desconozco lo que pudo haber expresado. Lo que tengo claro es que Cambiemos va a tomar una posición unificada, no habrá lugar para librepensadores.

-¿Que papel debe jugar la UCR en Juntos por el Cambio ahora que están en la oposición?

-El radicalismo tiene el desafío de construir liderazgos en el marco de Cambiemos. Tiene gobernadores, exgobernadores y dirigentes valiosos en condiciones de liderar este proceso colectivo. Nuestro desafío no es solo aportar a la cohesión, sino tener la capacidad de ponernos a la vanguardia en la discusión de los grandes temas del presente y del futuro de la Argentina.

-¿A qué dirigente ve como posible líder del radicalismo?

-En el radicalismo tenés dirigentes muy valiosos, como los que gobiernan provincias, Gerardo Morales, Gustavo Valdés; el presidente del partido, Alfredo Cornejo; Martín Lousteau. Más allá de nombres, hay que solidificar al partido desde lo territorial para potenciarlo.

-¿Macri puede aspirar a un segundo mandato o debería mantenerse al margen?

-Macri es un referente natural. Es expresidente y una de las principales figura del Pro. Va a tener un rol activo, aunque en política no se imponen con el dedo los liderazgos, se los construye en el día a día.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.