Opinión. Otro reflejo del rostro sin máscara de una Argentina negra