Pacto. Boca y la UCR, los ejes del acuerdo entre Angelici y Nosiglia

La idea es que "El Tano" desista de competir por la jefatura partidaria a cambio del apoyo del "Coti" en el club
La idea es que "El Tano" desista de competir por la jefatura partidaria a cambio del apoyo del "Coti" en el club Fuente: AFP
Jaime Rosemberg
(0)
22 de septiembre de 2019  • 18:52

La escena, cuentan testigos indiscretos, se repite casi todos los fines de semana, siempre con las instalaciones de Boca Juniors como escenario de la conversación. Enrique "Coti" Nosiglia, el eterno operador radical, y Daniel Angelici, presidente del club xeneize hasta diciembre, dialogan y avanzan en un "acuerdo de paz" que tiene a la UCR porteña y al propio club como temas centrales de la discusión.

La idea, cuentan desde la UCR porteña, pero también desde el Pro porteño y fuentes cercanas a Angelici, consistiría en que el "Tano", que maneja Boca desde 2011, se baje de su candidatura a presidente de la UCR, para la cual viene trabajando sin pausas desde el año pasado.

Y que, a cambio de ese gesto, Nosiglia apoye sin medias tintas-y desde el sector interno que encabeza- la candidatura de Cristian Gribaudo, actual funcionario bonaerense y delfín de Angelici en la política boquense, a la presidencia de la entidad en la que Mauricio Macri comenzó a edificar su carrera hacia la Casa Rosada.

Las siempre discretas gestiones de Nosiglia intentan evitar una "guerra" partidaria fratricida que, según confían desde ambos espacios, "no le conviene a nadie" en el contexto de derrota de Cambiemos en las PASO.

De un lado, la conducción actual de la UCR porteña, que encabeza Guillermo de Maya y que tiene como referentes a Emiliano Yaccobbiti, Juan Nosiglia y Hernán Rossi, sostienen la postulación de Martín Lousteau a senador porteño por Cambiemos y tienen a "Coti" como referencia indiscutida. Del otro, Angelici-que también se inició en el radicalismo de la mano de Nosiglia, con el retorno de la democracia-ordenó una campaña de afiliaciones (juntó varios miles) con el objetivo de ganar las elecciones-aún sin fecha confirmada-y presidir el partido luego de que venza su propio mandato en Boca, en diciembre.

"No hay ánimo de pelea en ninguno de los dos lados. La idea del acuerdo es muy posible", afirmó a La Nacion uno de los incondicionales de Angelici, que de todos modos relativiza el rol de Nosiglia en el acuerdo. "No tiene ya mucho que ofrecer. Nosotros hablamos con Yacobbiti", aguijoneó el referente angelicista. "No somos testarudos, no es que sí o sí queremos la presidencia del partido", acotó otro dirigente con muchos años cerca del empresario binguero y amigo del presidente Mauricio Macri, a quien Angelici visitó semanas atrás en la quinta de Olivos.

Con modos de candidato a presidente, Angelici estuvo esta semana en la inauguración de un local partidario de la comuna 2 junto a Hernán Najenson, subsecretario de Justicia porteño y también parte de su armado. La foto, publicada en las redes sociales, ubica a Angelici junto a Najenson, de campera negra y debajo de los retratos de Leandro Alem e Hipólito Yrigoyen. "Coti ya está trabajando para que Gribaudo gane la elección", contó a La Nacion un veterano radical porteño que conoce los detalles del pacto de no agresión.

Futuro

En el radicalismo porteño suman a la discusión al sector interno más cercano a la Casa Rosada, cuyas figuras visibles son el auditor general Jesús Rodríguez y el diputado nacional Facundo Suárez Lastra. Los tres sectores confían en que Horacio Rodríguez Larreta los tendrá en cuenta a la hora de armar su próximo gabinete si finalmente consigue su reelección en octubre. "Voy a escuchar a todos, y a elegir en base a capacidad, no al sector al que pertenece", les advierte el jefe de gobierno porteño.

Más allá de la pelea por eventuales lugares en el futuro, quienes hablaron con el presidente de Boca en las últimas horas aseguran que la decisión de continuar hasta el final con su postulación o bajarse "aún no se tomó". Y que Angelici, hoy, tiene una sola preocupación: la elección en Boca, y la posibilidad de que Gribaudo sea su sucesor.

En el espacio angelicista creen que Jorge Amor Ameal, José Beraldi y Víctor Santa María, los rivales que hasta ahora han mostrado su interés en competir contra Gribaudo, no son el principal obstáculo. "Todo depende de la semifinal", definió un leal a Angelici, en referencia a los inminentes cruces con River Plate (1 y 22 de octubre) por la Copa Libertadores. Nada dicen de Juan Román Riquelme, ídolo indiscutido del club, histórico detractor de Macri durante su presidencia y crítico de la actual conducción.

Alejado de la "mesa judicial" del macrismo por decisión propia ("me cuestionaban todo, así que dejé de ir", confesó hace un tiempo en referencia a las críticas públicas de la líder de la CC-ARI Elisa Carrió y a las privadas de asesores judiciales del Presidente. como José Torelli o Fabi+an "Pepin" Rodríguez Simón), Angelici busca reinventarse más allá de diciembre.

Sabe que el operativo será difícil, mientras busca un par de resultados favorables en "su" Boca y un acuerdo partidario "de largo plazo" con los correligionarios que hoy manejan el partido para seguir en carrera.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.