Para los radicales K, es el fin de la Concertación