Opinión. Para que un cambio sea posible hace falta voluntad política