PASO 2019: Crece el pesimismo en el gobierno a pocos minutos de los resultados oficiales

El bunker de Juntos por el Cambio
El bunker de Juntos por el Cambio Fuente: LA NACION - Crédito: Fabian Marelli
Maia Jastreblansky
(0)
11 de agosto de 2019  • 22:10

Con poco clima de festejo, el equipo de campaña de Mauricio Macri en el búnker de Costa Salguero buscaba comparar estas primarias con las PASO de 2015 (en las que perdió) para afirmar que "octubre es la elección definitiva".

En el búnker de Juntos por el Cambio en el pabellón 5 de Costa Salguero se poblaba lentamente esta noche en Costa Salguero, mientras sonaba reaggeton y trap a todo volumen. Los funcionarios nacionales y los miembros del "gabinete ampliado" permanecían al interior de una "carpa vip" y no se mostraban públicamente.

El jefe de Gabinete dijo comenzada la noche: "En 2015 Cambiemos perdió en las PASO, perdió en las generales y ganó en el ballotage. Crecimos de las primarias a octubre 2 millones de votos de personas que no había ido a votar". "Sabemos que las PASO son una elección donde obtenemos un número que crece en octubre", agregó el jefe de Gabinete en el búnker.

El candidato a senador por la Capital Federal, Marín Lousteau, señaló: "Esta es una primera etapa donde la ciudadanía vuelve a elegir y, según el escenario, luego toma decisiones definitivas. Las PASO abren un tiempo de reflexión".

Los colaboradores de María Eugenia Vidal , en tanto, reconocían, pasadas las 21, una diferencia muy importante en favor del candidato a gobernador del kirchnerismo, Axel Kicillof.

Los resultados de hoy comenzarán a despejar el fuerte clima de incertidumbre que sembró la polarización y dejarán expuestas las fortalezas y debilidades del Gobierno, tanto en su pelea por la reelección como en los cuatro meses que quedan de gestión.

Al inicio de la noche Peña habló de "boca de urna truchas" para desestimar los números que circulaban por los grupos de WhatsApp. Pero a medida que se acercó la hora de publicar los datos oficiales, los colaboradores del oficialismo comenzaron a moderar sus expectativas. Las caras se hicieron cada vez más largas y pasadas las 21 ya muchos reconocían la amplitud de la diferencia con el kirchnerismo.

Se espera que el Presidente hable públicamente bien avanzada la noche. Luego de votar, hoy Macri almorzó con su familia, sus más estrechos amigos y algunos de sus colaboradores en su quinta de Los Abrojos, en el partido de Malvinas Argentinas. Luego se trasladó a la quinta de Olivos a esperar a los primeros resultados oficiales, que se demoraban mucho más de lo previsto.

"Ahora más juntos que nunca", repiten las pantallas gigantes del evento. Los colaboradores del campamento oficialista inflaron varios globos -fetiche histórico de Pro- pero los guardaron en bolsas para "tirarlos más tarde", señalaron. El Mago sin Dientes, otro personaje-cábala del macrismo circulaba en el complejo oficialista, mientras se veía un operativo de seguridad más amplio que en otras elecciones, por la custodia que exige la figura presidencial. Todo el que ingresó debió pasar por un scanner y circulaban perros para detectar explosivos.

Aparición tardía

Macri asistirá al búnker de Juntos por el Cambio, en Costa Salguero, recién avanzada la noche, alrededor de las 22. Por la mañana el Presidente dijo que los comicios de hoy "definen los próximos treinta años de la Argentina".

En la quinta de Olivos, en tanto, se organizó durante la tarde un cónclave paralelo, encabezado por el jefe de Gabinete, Marcos Peña ; el consultor Jaime Durán Barba; el secretario de la Presidencia, Fernando De Andreis; el secretario general de Pro, Francisco Quintana; el jefe de gabinete bonaerense, Federico Salvai y el secretario de Medios, Jorge Grecco. Allí comieron choripanes, sandwiches de bife de chorizo y jugaron al paddle, mientras analizaban la performance del oficialismo con los datos que recibían de todo el país. Macri se sumó entrada la tarde a ese convite.

María Eugenia Vidal , por su parte, votó y acompañó a sus dos hijas adolescentes a votar y almorzó en la casa de sus padres. El equipo de la gobernadora -que afronta la batalla más difícil en las urnas- monitoreaba la fiscalización que desplegó el oficialismo, para custodiar voto a voto, sobre todo en los puntos más calientes del conurbano.

"Recibimos denuncias de falta de boletas, corte del número de lista en la boleta y papeletas de un distrito en otro", señalaron en el equipo de Vidal. Puntualizaron que hubo "tres fiscales del kirchnerismo detenidos por robar boletas (dos en Longchamps y una en Moreno)" y que "agredieron al primer concejal de Ituzaingó de Juntos x el Cambio, Christian Lanaro cuando quería ordenar la fiscalización en ese establecimiento".

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y el vicejefe de Gabinete, Andrés Ibarra, asistieron al centro de cómputos del Correo Argentino para monitorear el cierre de la elección y el inicio del escrutinio provisorio, en medio de las dudas planteadas por la oposición por el desempeño que tendrá la empresa Smartmatic (que se encargará del recuento por primera vez) y por la transmisión de datos directamente desde las escuelas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.