Realizar la consulta costaría no menos de $ 30 millones

Gastos similares a los de toda elección
Gastos similares a los de toda elección
Adrián Ventura
(0)
24 de agosto de 2001  

En el Ministerio del Interior intentan reducir los gastos electorales, pues a los 53 millones de pesos que costarán los comicios legislativos habría que sumarle, según estimaciones oficiales, no menos de 30 millones para realizar la consulta popular.

Parte del costo del plebiscito quedaría amortiguado por las erogaciones previas de las elecciones del 24 de octubre, pero se calcula que será difícil hacer demasiados ahorros en tres rubros: el operativo dispuesto por el Correo Argentino (9 millones de pesos), el despliegue de la justicia electoral (7 millones) y la confección del escrutinio provisional (14 millones).

En el oficialismo, además, son varias las fuentes que coinciden en señalar que el Gobierno no descartó en absoluto que la pregunta que se formule a la ciudadanía pueda ser la antesala de una nueva y costosa reforma constitucional, que obligaría, a su vez, a elegir convencionales.

Pero en el Gobierno la idea de la consulta ya se había instalado con fuerza desde hace siete días, cuando varios funcionarios comenzaron a hacer sondeos en la Justicia.

"¿Es posible realizar la consulta el mismo día de las legislativas?", fue la primera pregunta que escucharon varios magistrados. "No, la ley 25.432, que reglamenta la consulta, lo impide expresamente e, incluso, establece que entre el decreto de convocatoria del plebiscito y la fecha de su realización debe haber no menos de sesenta días. Para el 14 de octubre, ya es tarde", fue la respuesta unánime. Y en 1997 la Cámara Electoral se pronunció por no superponer esos actos.

El Gobierno también evaluó que difícilmente el PJ votaría un proyecto de ley que convoque a esta consulta y que modifique la ley anterior para subsanar aquellas trabas legales. Y la última vía que algún funcionario imaginó, el decreto de necesidad y urgencia, debió ser inmediatamente desechada porque la Constitución nacional no permite usar ese instrumento en materia electoral.

Así, en la cartera que conduce Ramón Mestre tienen en claro que la consulta será convocada por decreto.

¿Fecha? "No antes de veinte días después de las legislativas", dijo un funcionario de Interior y la apreciación fue confirmada por un experimentado juez electoral, que recordó que hay que realizar muchas tareas, como enviar nuevas urnas (nunca se usan dos veces las mismas) a todos los rincones del país, elegir nuevas autoridades de mesa (unas 240.000), poner en movimiento a todos los juzgados electorales, etcétera. "El esfuerzo de una consulta y de las elecciones legislativas es el mismo", aclaró.

Los problemas

El segundo de los temas que desvela a la cartera de Interior es el costo.

Los comicios presidenciales de 1999 costaron 125 millones, incluido los espacios publicitarios que el Estado debe garantizar a los partidos. Y las próximas elecciones costarán 53 millones. A este monto se llega sumando: confección e impresión de padrones, 6 millones; pago al comando electoral, casi 10 millones; la justicia electoral recibe 7 millones para pagar contratos y horas extras; el escrutinio provisional, 14 millones y el Correo cobra 9 millones.

En estos días se están intentando ajustar los precios, básicamente con el Correo Argentino, la única empresa que puede ser contratada porque es la que presta el servicio oficial admitido por el Código Electoral.

Muchos de esos costos de las elecciones legislativas (por ejemplo, el del escrutinio) serán más bajos que los de 1999, y algunos gastos que se hagan para estos comicios no deberán repetirse para la consulta (por ejemplo,los padrones son los mismos), pero otros serán inevitables.

La danza de los números

  • 125 millones
  • es el costo que para el Estado nacional tuvieron los comicios realizados en 1999 para elegir presidente de la Nación.

  • 53 millones
  • es el gasto presupuestado por el Ministerio del Interior para realizar las elecciones en las que el 14 de octubre próximo serán elegidos todos los integrantes del Senado y la mitad de los diputados nacionales.

  • 30 millones
  • sería, según los cálculos más austeros, el costo de realizar la consulta popular a nivel nacional si se suman los rubros indispensables para cualquier elección nacional.

  • 10 millones
  • es el presupuesto aproximado para garantizar la seguridad de los comicios y la actuación del comando electoral, con 70.000 efectivos; la Policía Federal recibe por su trabajo 200.000 pesos; la justicia electoral de todo el país, 7 millones de pesos; la impresión de padrones cuesta 6 millones de pesos; el servicio del Correo, 8 millones de pesos, y el gasto para el escrutinio provisional, en los últimos comicios, fue de 14 millones de pesos.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.