Sadous relacionó al secretario de De Vido con Caracas

Declaró que Olazagasti, Uberti y su secretaria Bereziuk se movilizaban con agenda propia
Hugo Alconada Mon
(0)
21 de mayo de 2010  

Por segunda vez en cuatro semanas, el ex embajador argentino ante Venezuela Eduardo Sadous relató ayer ante la Justicia la existencia de una embajada paralela en Caracas por parte de funcionarios del Ministerio de Planificación Federal, que acaparó todas las negociaciones comerciales entre ambos países.

Sadous declaró en la investigación de "la valija" que Guido Alejandro Antonini Wilson asumió como propia, uno de los escándalos que más dolores de cabeza le propinó al kirchnerismo durante los últimos dos años y medio. Y lejos de rectificar su testimonio ante el juez federal Julián Ercolini, aportó algunos nuevos detalles sobre el rol de algunos actuales y ex funcionarios, incluido el secretario privado del ministro Julio De Vido.

El diplomático destacó el rol protagónico de la agenda comercial que mantenía el entonces titular del órgano contralor de las concesiones viales en la Argentina (Occovi), Claudio Uberti, junto con su secretaria, Victoria Bereziuk. Pero también recordó el protagonismo que asumió por momentos José María Olazagasti, quien continúa como asistente personal de De Vido.

Sadous recordó que Uberti y Bereziuk se movían por su cuenta en Venezuela y que a veces llamaban para anticiparle que viajarían a Caracas, aun cuando luego manejaban su propia agenda con empresarios y funcionarios venezolanos.

Ante el juez en lo Penal Económico Daniel Petrone, la fiscal María Luz Rivas Diez y el abogado defensor de Uberti, Diego Pirota, el ex embajador ejemplificó la desmesurada influencia que parecía tener Bereziuk, quien "tomaba decisiones de la agenda sin siquiera consultar con sus en teoría superiores", rememoró, según reconstruyó La Nacion.

Sadous debió dejar la embajada tras lidiar con Uberti. Se encuentra en Buenos Aires después de enviar un cable diplomático en enero de 2005. Junto con su agregado comercial, Alberto Alvarez Tufillo, informó sobre los problemas sufridos por empresarios argentinos en Venezuela y la "corrupción" que rodeaba al fideicomiso bilateral. Poco después, el entonces titular del Occovi y "embajador paralelo" en Caracas, como era conocido, llamó a Alvarez Tufillo y le ordenó que le comunicara a su superior que se dejara "de joder".

Cinco años después, Sadous también detalló ante la Justicia el rol que Olazagasti cumplía en los asuntos vinculados a Venezuela, funciones que excedían las de un secretario privado, tal como reveló La Nacion al detallar su rol en la polémica venta de la participación accionaria del Estado argentino en una central eléctrica en Ecuador.

Olazagasti ya declaró en la "causa Antonini". Negó haber sido quien franqueó el ingreso del empresario venezolano en la Casa Rosada, tal como reveló La Nacion sobre la base de fuentes involucradas en el escándalo.

Con Sadous respondiendo como testigo, sin embargo, las preguntas se centraron en otro punto: el rol de los intermediarios sospechados de canalizar el pago de coimas en el fideicomiso. Intentan verificar si ambas pesquisas –sobornos y Antonini– son distintas piezas de un mismo rompecabezas bilateral.

EL FONDO ELECTRICO PARA SANTA CRUZ

  • Durante la sesión de ayer, los diputados de la oposición aprobaron ayer en la Comisión de Energía de la Cámara baja un despacho para derogar el polémico recargo en el precio de la electricidad, del seis por mil sobre las tarifas vigentes, que beneficia a la provincia de Santa Cruz. Ese recargo que abonaron los contribuyentes de todo el país, a través del pago de las facturas del servicio de electricidad, habría beneficiado a aquella provincia en 527 millones de dólares, estiman los legisladores de distintos bloques, al fundamentar la derogación propuesta, en contra del beneficio que recibe la provincia patagónica.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.