Opinión. Se ganó un lugar por su firmeza y convicción