Se reactiva la investigación tras el testimonio de Meirelles

La Cámara de Casación debe decidir si revoca el sobreseimiento de Arribas; los fiscales piden a Brasil el envío de documentos sobre 4000 operaciones
Hugo Alconada Mon
(0)
13 de mayo de 2017  

Fuente: Archivo

El testimonio del "cuevero" brasileño Leonardo Meirelles provocó ya sus primeros efectos en la justicia argentina. La Cámara Federal porteña decidió ayer enviar el "caso Arribas" a Casación Penal para que el máximo tribunal penal del país evalúe si revoca el sobreseimiento del actual jefe de la inteligencia argentina, Gustavo Arribas .

Pero no sólo eso. Los fiscales que investigan el capítulo local del Lava Jato decidieron pedirle a la justicia brasileña que les envíe documentación sobre más de 4000 operaciones financieras y transferencias delictivas que protagonizó Meirelles.

Tanto la decisión de la Cámara Federal como la de los fiscales se produjeron apenas 24 horas después de que el "cuevero" -"doleiro" en la jerga brasileña- afirmó que él ordenó "diez o más" giros a favor de Arribas, por un total de US$ 850.000, y que ese dinero correspondía a "pagamentos das propinas". Es decir, coimas, de las constructoras Odebrecht u OAS.

Así, por un lado, la Sala I de la Cámara Federal concedió el recurso de apelación que presentó el titular de la Procuraduría de Investigaciones Administrativas (PIA), Sergio Rodríguez, quien busca que sea la Casación Penal la que defina si confirma el sobreseimiento de Arribas o si, por el contrario, revoca la decisión del juez Rodolfo Canicoba Corral.

La Procuraduría planteó que nunca se le dio la "intervención necesaria" que impone la ley, máxime cuando el fiscal ante la Cámara Federal porteña, Germán Moldes, desistió de manera "imprevisible" de la apelación del fiscal de la causa, Federico Delgado, en contra del sobreseimiento de Arribas, lo que provocó, según la PIA, el "arbitrario" cierre de la causa.

Fuente: LA NACION

Ante la Justicia, Arribas siempre negó cualquier vínculo con Odebrecht o el Lava Jato. También negó haber recibido cinco transferencias de Meirelles en 2013, como había revelado LA NACION en enero pasado. Sostuvo que sólo recibió un giro, por US$ 70.000, que adjudicó primero a la venta de un inmueble -versión que luego repitió el presidente Mauricio Macri en conferencia de prensa-, y luego lo atribuyó a la venta de unos muebles, operación que dijo que ocurrió en 2013 pero que terminó de completar en 2015.

Anteayer, sin embargo, Meirelles lo contradijo. Afirmó que le envió a Arribas "diez o más giros" y que ninguna de esas transferencias volvió rechazada. "Nunca recibí una queja de que el dinero no le hubiera llegado", replicó, cuando el fiscal Rodríguez le preguntó si podía acreditar que Arribas hubiera recibido esas transferencias por un total de 850.000 dólares.

La declaración del "doleiro" provocó otro efecto local, también de la mano del fiscal Rodríguez. Adelantó que pedirá a la justicia brasileña que envíe las copias de las constancias de las más de 4000 operaciones que Meirelles completó durante años, a pedido de Odebrecht y otras constructoras brasileñas para pagar coimas y lavar dinero.

Meirelles aportó copias de esas operaciones a la justicia de su país como parte de su acuerdo de "delación premiada", que le permitió reducir su tiempo en la cárcel a cambio de aportar información y contar lo que sabía, lo que repitió ante la Justicia peruana.

Citado por los fiscales Rodríguez y Delgado, el "doleiro" brasileño ofreció repetir la dinámica y colaborar con las autoridades argentinas. Planteó que podría revisar la documentación de esas 4000 operaciones e identificar, más allá de las referidas a Arribas, todas aquellas que puedan vincularse de algún modo a la Argentina.

Estrategia de los fiscales

El objetivo de los fiscales Delgado y Rodríguez excede a Meirelles. También buscarán que su ex jefe Alberto Youssef, figura decisiva para el desarrollo en Brasil de la investigación Lava Jato, se acoja a la figura del arrepentido. Él mismo dio indicios en esa línea durante la videoconferencia, cuando se limitó a responder generalidades y condicionó su eventual ayuda a la firma de algún tipo de acuerdo.

Mediante un comunicado de prensa que difundió ayer, la constructora Odebrecht explicitó lo que ya había adelantado en Tribunales este martes. Planteó que quiere dar su "colaboración amplia y eficaz" a las autoridades argentinas, y que puede revelar las identidades de "autores, coautores, instigadores o partícipes" en diversos delitos.

La "colaboración" de Odebrecht, sin embargo, dependerá del acuerdo que los fiscales argentinos deberán firmar con cada uno de los ex empleados de la constructora que participaron en esos delitos. Si no, la información podría llegar en cuentagotas, llegar viciada de nulidad o, incluso, jamás arribar a los Tribunales locales.

Según reconoció ante la justicia de Estados Unidos, Odebrecht pagó sobornos en la Argentina por US$ 35 millones entre 2007 y 2014, y múltiples indicios apuntan al entorno del entonces ministro Julio De Vido.

Hasta ahora, sin embargo, sólo se filtraron datos aislados desde Brasil. Entre otros, sobre el pago a dos funcionarios -cuyos nombres no trascendieron- para obtener "ventajas indebidas" en los "proyectos de ampliación de los sistemas troncales de gas".

Ante ese cuadro, el fiscal Delgado pidió a la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, que emita instrucciones para coordinar la actuación del Ministerio Público Fiscal sobre la base de la oferta de Odebrecht, según explicaron en Tribunales, "debido a que hay muchas causas y fiscalías en el tema".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.