Opinión. Un retroceso generado por los errores del Gobierno