Washington volvió a restarle dramatismo