Mar del Plata: cómo es la casa que parece que se la traga la tierra