Helechos, siempre ávidos de buen riego

Por Cristina L. de Bugatti
(0)
6 de marzo de 2010  

Los helechos más populares en la jardinería doméstica... no son helechos. El helecho plumoso -Asparagus plumosus- es un arbusto perenne, trepador, espinoso, de fino follaje ornamental, muy utilizado por los floristas para armar ramos. Da pequeñas flores verdosas y se multiplica por semillas que son como bolitas oscuras. El helecho espárrago -Asparagus sprengeri- es rastrero o colgante (decumbente), espinosos, tiene raíces tuberosas, racimos de florcitas blancas y semillas como una arveja, rojas. Se multiplica por semillas -que suelen sembrar los pájaros- o por división de mata. Ambos son de origen africano del género Asparagus, como el espárrago comestible, familia de las liliáceas, como las azucenas.

Las plantas, como los animales, han sufrido a lo largo de los tiempos una evolución que culmina en las plantas con flores. Los helechos no dan flores, no han llegado a ese estado evolutivo, pero en sus hojas -frondes- se pueden ver pequeñas manchas, parches que cubren los esporangios, que al madurar abren y dispersan la innumerable cantidad de esporas que contienen. A partir de la espora se formará una nueva planta.

Esa sería la causa de que los helechos se destaquen por sus follajes y que, al estar -en su evolución- más cerca de las algas, necesitan constante humedad en sus raíces.

Pero nos gustan los helechos, y hay tanto delicados como de fácil cultivo. Entre éstos se destaca el Nephrolepis cordifolia o helecho serrucho, que puede ser terrestre o epifito, y así se suele ver en los altos de las palmeras, creciendo en el mulch que se forma en la inserción de las hojas. Se puede cultivar en el suelo, donde se hace invasor, o en maceta, que pronto colmará. Pero sus frondes verde intenso ponen una nota de frescura. Otros nephrolepis tienen follaje más fino y son menos rústicos.

El adiantum o culantrillo puede ser de frondes más pequeños o más desarrollados. Puede crecer silvestre; en la quinta donde nació mi madre, en Mercedes, nace en las junturas de los ladrillos y cubre paredes sombreadas, pero, puesto en cultivo, es difícil. Pese a eso, vale la pena intentarlo, en sustrato con mucha turba, ambiente sombreado y riego. El asplenium o nido de ave tiene frondas verde brillante, ovaladas, enteras, de hasta 50 centímetros de largo, que rodean un tallo muy bajo, en cuyo centro se generan las frondas nuevas. Es muy ornamental y prospera bien en maceta, en interiores o exteriores abrigados y sombreados.

Si ama los riesgos, cultive helechos.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.