Columna. Salir a buscar clientes, una alternativa