Día Mundial del Asma: síntomas y cuidados de la enfermedad durante la pandemia

Día Mundial del Asma: qué cuidados hay que tener durante la pandemia
Día Mundial del Asma: qué cuidados hay que tener durante la pandemia Crédito: Shutterstock
(0)
5 de mayo de 2020  • 10:20

El Día Mundial del Asma , que se conmemora el primer martes de mayo , tuvo su celebración inicial en el año 1998 con el fin de concientizar sobre la enfermedad y difundir los cuidados necesarios para poder llevar una vida sin limitaciones. En el contexto de la pandemia por el coronavirus , los pacientes asmáticos deben tomar mayores recaudos por integrar uno de los grupos de riesgo.

El asma es una enfermedad crónica en la que la acentuación de sus síntomas varía de acuerdo a cada organismo y que es muy frecuente en los niños.

La enfermedad se manifiesta con ataques repetidos de ahogo y dificultad para respirar y el sonido de sibilancias al inhalar o exhalar . Además, en un paciente con asma las vías respiratorias se estrechan y se hinchan y este mecanismo produce mayor mucosidad .

Los ataques de asma se pueden producir varias a veces al día y aumentar por la noche o con la actividad física.

Síntomas del asma:

  • Dificultad para respirar
  • Tos
  • Silbido al respirar
  • Falta de aire

Como consecuencia del ataque de asma, el paciente puede tener además, insomnio, fatiga diurna, y disminución de su actividad habitual.

Pacientes con asma son grupo de riesgo para coronavirus

Quienes padecen de asma entran en el grupo de riesgo del coronavirus por lo que deben extremar los cuidados para disminuir al mínimo el riesgo de contagio, ya que en caso de contraer el virus se puede agravar el cuadro por la enfermedad preexistente.

Es por ello que a los pacientes con asma deben contar con su medicación de base , consultar al médico si deben aplicarse la vacuna antigripal o antineumocócica , mantener una rutina de actividad física y ventilar frecuentemente los ambientes de la casa.

Causas de un ataque de asma:

  • Una reacción alérgica a un agente presente en el ambiente: ácaros, esporas microscópicas de hongos, pelos y partículas de la piel de gatos y perros, y gérmenes responsables de infecciones respiratorias.
  • El aire frío, humo de cigarrillo, polución ambiental o gases de escape de automotores.
  • Sustancias que se rocían como pinturas y productos de limpieza, vapores de solventes.
  • Medicamentos (ejemplo: aspirina) y algunos aditivos de los alimentos.
  • El estrés emocional y el ciclo menstrual.
  • El ejercicio, que si bien puede desencadenar una crisis asmática, no debe ser evitado porque produce un importante efecto benéfico al fortalecer el aparato respiratorio y cardiovascular.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.