El alcohol, acorralado: afirman que ni siquiera el consumo moderado es saludable

Fuente: Archivo
Un estudio en 500.000 chinos durante diez años, que publicó la revista The Lancet, pone en duda el tradicional consejo de que todos los días hay que tomar medio vaso de vino
Matías Loewy
(0)
18 de abril de 2019  

Es como si se hubiera esfumado la alegría de los brindis y solo quedara la resaca. Hace un cuarto de siglo, René Favaloro consagró la idea de que tomar una copa diaria de vino tinto es saludable para el corazón. Y luego la industria de la cerveza también se subió a la movida, promocionando sus bondades en campos como la prevención de la diabetes o el mejoramiento cognitivo.

Pero el sueño se terminó. O quizá no era más que un sueño. Estudios publicados por la revista The Lancet, uno en agosto de 2018 y el otro la semana pasada, cuestionan la idea de que existe un consumo "moderado" de bebidas alcohólicas que puede ser beneficioso para la salud. Y aunque subsisten sus defensores, no queda claro que el vino sea una excepción a la regla.

El trabajo más reciente procede de China, pero la enorme cantidad de participantes parece darle implicancia global. Los investigadores de la Universidad de Oxford (Inglaterra), de la Universidad de Pekín y de la Academia China de Ciencias Médicas evaluaron a cerca de 500.000 adultos durante 10 años y concluyeron que tomar uno o dos tragos cada día de cualquier bebida alcohólica (vino, cerveza o espirituosa) incrementa entre el 10 y el 15% el riesgo de accidente cerebrovascular o ACV. Y que consumir cuatro tragos diarios sube ese riesgo un 35%.

Para uno de los autores, Richard Peto, prestigioso epidemiólogo británico de Oxford, el estudio no respalda "las afirmaciones de que el vino o la cerveza tengan efectos mágicos protectores".

Según concluyeron un grupo de investigadores, tomar uno o dos tragos cada día de cualquier bebida alcohólica (vino, cerveza o espirituosa) incrementa entre el 10 y el 15% el riesgo de accidente cerebrovascular o ACV
Según concluyeron un grupo de investigadores, tomar uno o dos tragos cada día de cualquier bebida alcohólica (vino, cerveza o espirituosa) incrementa entre el 10 y el 15% el riesgo de accidente cerebrovascular o ACV Fuente: Lugares - Crédito: CzechTourism

El año pasado, otro trabajo internacional en la misma publicación había llegado a conclusiones similares. Casi 500 autores que participan del Estudio Global de Carga de Enfermedad 2016 recopilaron estudios e información de 195 países y calcularon que tomar cualquier bebida alcohólica causa un 2,2% de los decesos en mujeres y un 6,8% de los de hombres. Y una de cada 10 muertes totales entre los 15 y los 49 años.

Pero lo peor es que no se trata de un corolario exclusivo de alcohólicos inveterados. Los investigadores relacionaron la ingestión etílica con 23 problemas asociados, desde trastornos cardiovasculares y cánceres hasta tuberculosis, violencia infligida y lesiones de tránsito. Y alertaron que "el nivel de consumo que minimiza la pérdida de salud es cero".

"En la época de Favaloro existía una investigación que relacionaba ciertas dosis de alcohol con la reducción del riesgo coronario", dice a la nacion uno de los coautores del estudio en The Lancet de 2018, Pascual Valdez, médico clínico y de terapia intensiva del Hospital Vélez Sarsfield y presidente de la Sociedad Argentina de Medicina.

"Pero la aparición del estudio Interheart en 2004 ya mostró que nueve factores de riesgo modificables (entre ellos, el alcohol) predijeron el 90% de los infartos de miocardio. Por otra parte, aunque el alcohol fuera beneficioso desde el punto de vista coronario, y aclaro que no lo es, el paciente es más que un corazón. Y el alcohol genera daños en diferentes órganos y sistemas que, en el peso total, inclina la balanza para el lado de no consumir", añade.

Una fortaleza de la investigación china de alcohol y ACV es que en esa población existen variantes enzimáticas hereditarias que determinan que una proporción importante de personas no toleren el consumo etílico, por lo que el análisis molecular de un tercio de los participantes permitió distinguir como "control" a quienes no beben por sus genes de aquellos que eligen no hacerlo. Y aunque se trata de un estudio epidemiológico que muestra asociaciones y no confirma una relación causa-efecto, los autores sospechan que el sentido de la vinculación es inequívoco.

El caso del vino

Muchos expertos siguen reivindicando las bondades del vino en cantidades mesuradas
Muchos expertos siguen reivindicando las bondades del vino en cantidades mesuradas Crédito: Shutterstock

A Valdez los resultados no lo sorprenden. En 2016, aportó 100 pacientes de su hospital para el estudio Interstroke, que analizó datos de más de 26.000 personas de 32 países y reveló que si se suprimiera la exposición al alcohol de toda la población se podrían reducir 4,6% los casos de ACV isquémico y 9,8% los de ACV hemorrágico (derrame cerebral). "Para que quede claro: el nivel más seguro de bebida es cero", insiste. Un estudio del Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria de 2017 también estimó que el alcohol estaba detrás de casi 1000 muertes anuales en la Argentina por ACV.

Sin embargo, no todos están convencidos de que un mundo sin alcohol sea un mundo mejor. O que todas las bebidas entren en la misma bolsa. Por lo pronto, una limitación del estudio chino es que la proporción de personas que tomaron vino fue mucho menor que la de quienes consumieron cervezas o licores. "Es un trabajo muy valioso, pero para sacar conclusiones habría que esperar otras investigaciones", señala Alejandro Andersson, director del Instituto de Neurología de Buenos Aires (INBA), que añade que "queda por discutir si las cantidades muy pequeñas son perjudiciales".

Muchos expertos siguen reivindicando las bondades del vino en cantidades mesuradas, en especial por su contenido en polifenoles antioxidantes y antiinflamatorios. El diabetólogo ecuatoriano Patricio López-Jaramillo, que este sábado disertó sobre las controversias en nutrición en el XXVI Congreso Argentino de Hipertensión Arterial, celebrado en Mar del Plata, sostiene que estudios internacionales en los que participó sugieren que "una o dos copitas de vino acompañando las comidas tienen un efecto protector (cardiovascular)". Y diferencia ese hábito del riesgo al que se exponen quienes se emborrachan los fines de semana con, por ejemplo, alcohol de caña de azúcar.

Para Raúl Pastor, cardiólogo que dirige la Unidad Polifenoles, Vino y Salud de la IV Cátedra de Medicina Interna del Hospital de Clínicas, hasta dos copas diarias de vino en el hombre y una en la mujer forman parte de los cinco hábitos de vida saludables, según concluyó una investigación de Harvard de 2018. "Los polifenoles presentes en el vino pueden tener la respuesta de tales beneficios", asegura el también representante argentino en la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), con sede en París, Francia.

Pastor también pone en duda las conclusiones del estudio en China, porque "no menciona otros aspectos del estilo de vida de las personas" que podrían explicar los desenlaces. El problema de fondo es que dilucidar científicamente la cuestión requeriría asignar al azar, durante un tiempo, dos grupos de voluntarios que se comprometieran a consumir dosis medidas de tragos de forma regular o abstenerse por completo. Y comparar los problemas de salud que aparezcan en una y otra rama. Un esfuerzo heroico.

Mientras tanto, las nuevas evidencias agitan las aguas de la incertidumbre. David Spiegelhalter, profesor de comprensión pública del riesgo de la Universidad de Cambridge, Inglaterra, dijo a la BBC: "Siempre estuve razonablemente convencido de que el consumo moderado de alcohol era protector de las enfermedades cardiovasculares. Pero ahora tengo mis dudas".

  • ¿Sin brindis? Aconsejan alcohol cero - Estudios realizados en los últimos años sugieren que no tendría respaldo científico la afirmación de que tomar pequeñas cantidades es bueno para la salud

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.