Qué es la nutrición y cómo ayudar al proceso vital del organismo

La nutrición es un aspecto fundamental para mantener el equilibrio homeostático del cuerpo y sus órganos
La nutrición es un aspecto fundamental para mantener el equilibrio homeostático del cuerpo y sus órganos Fuente: Archivo
(0)
28 de abril de 2020  • 15:47

La nutrición es un proceso biológico en el que los organismos animales y vegetales absorben de los alimentos los nutrientes necesarios para la vida. Es uno de los aspectos claves de la medicina por su función vital.

Además, la nutrición es también un conjunto de procesos y hábitos relacionados con la alimentación humana. Una palabra para sintetizar lo que representa la ingesta de alimentos de acuerdo a las necesidades dietéticas de cada persona.

Una nutrición adecuada a cualquier edad aumenta la inmunidad para contrarrestar enfermedades, además de garantizar un desarrollo físico y mental.

La importancia de la nutrición en los primeros meses de vida

La nutrición recomendada para los lactantes de 0 a 6 meses es la leche materna. Su ingesta mejora del desarrollo infantil y el buen funcionamiento de todos los órganos.

Además, se ha probado que una nutrición con leche materna en la temprana edad aumenta el coeficiente intelectual del niño facilitando su desempeño escolar.

De todas formas, es conveniente proporcionar en paralelo una alimentación complementaria segura y adecuada según el historial clínico y el seguimiento pediátrico.

  • Además, la lactancia materna es beneficiosa para niños de 6 a 23 meses. Reduce la mortalidad neonatal y aminora el riesgo de obesidad y sobrepeso.
  • La madre también se ve beneficiada, ya que reduce las chances de contraer cáncer de ovario y de mama.
  • A partir de los 6 meses, las necesidades del niño aumentan y por lo tanto una buena nutrición requiere de otros hábitos fundamentales:
  • Ayudar a comer a los niños lenta y pacientemente alentando la ingesta pero sin forzarlos, prestar atención y mantener contacto visual y auditivo durante el momento.
  • Mantener buenos hábitos de higiene y manipular correctamente los alimentos (no cortar la cadena de frío de aquellos que requieren conservarse en refrigeradores).
  • Proporcionar pequeñas cantidades de alimentos aumentando gradualmente la variedad y consistencia de los mismos.
  • Aumentar el número de comidas diarias y adicionar suplementos vitamínicos.

Una vez cumplida la etapa inicial de la vida, los alimentos para una correcta nutrición deberán contener necesariamente:

  • Agua. La función principal del agua es transportar los nutrientes a las células y ayudar a la digestión manteniendo los riñones sanos, entre otras cualidades.
  • Hidratos de carbono. También llamados carbohidratos, glúcidos o azúcares.
  • Proteínas. Contenidas en la leche materna, huevo, carne, pescado, leche de vaca, soja, arroz, entre otros alimentos.
  • Grasas y aceites. Chocolate negro, quesos, frutos secos, aceite de coco, semillas de chía, entre otros.
  • Vitaminas. Existen en la leche, manteca, queso, zanahoria, brócoli, melón, mango, ternera, pollo, entre otros.
  • Minerales tales como calcio, fósforo, magnesio, sodio, entre otros.
  • Fibras. Algunos ejemplos son la lechuga, acelga, zanahorias crudas, espinaca, batatas, calabaza, brócoli.

¿Cómo mejorar la nutrición a través de una alimentación saludable?

Es fundamental recalcar queno existe una nutrición adecuada para todos los organismos. Los especialistas de la nutrición desarrollan planes alimenticios de acuerdo al historial clínico y el perfil de cada paciente.

Enfermedades como la diabetes, celiaquía, insuficiencia renal y otras, inciden de forma directa en la dieta de las personas.

Sin embargo, existen algunas recomendaciones generales para una nutrición saludable:

  • Ingerir carbohidratos con almidón como base de la mayoría de las comidas. Pan, arroz, pasta, cereales, arvejas, entre otros.
  • Comer frutas y verduras diariamente.
  • Las legumbres con regularidad (arvejas, porotos, garbanzos), también son recomendadas.
  • Consumir lácteos o sus derivados en pequeñas cantidades regularmente.
  • Carnes rojas y blancas (vacunos, pollo, pescado, entre otros).
  • Huevos, grasas y aceites en cantidades limitadas.
  • Reducción del consumo de azúcar, sal y alcohol.
  • Hidratación (a través de agua potable, no reemplazable por bebidas artificiales).

Enfermedades relacionadas a la nutrición

Tanto la obesidad como la desnutrición, son el resultado de circunstancias perjudiciales para la salud en relación a la alimentación.

Algunas de las enfermedades nutricionales más comunes son:

  • Obesidad y sobrepeso: se dan por la excesiva ingesta de alimentos ricos en cierto tipo de grasas saturadas y azúcares. En todo tipo de enfermedad relacionada con los trastornos alimenticios la falta de actividad física es contraindicada.
  • Diabetes: los niveles de azúcar o glucosa suelen estar por encima de lo normal a raíz de una producción deficiente o anormal de la insulina. Una nutrición acorde a la patología resulta imprescindible para quienes la padecen y puede ser determinante para evitar la letalidad.
  • Arteriosclerosis: la nutrición juega un papel importante, aunque no exclusivo, para el desarrollo de esta enfermedad donde las paredes de las arterias se engrosan como consecuencia de la acumulacion de ateromas.
  • Celiaquía: las malas prácticas alimenticias y el ritmo de la vida moderna han provocado un mayor número de personas a nivel mundial que sufren esta enfermedad.

El trigo, la cebada y el centeno producen una importante inflamación en el intestino delgado debido a la ingesta de gluten. Deben suprimirse de la dieta los alimentos que los contengan para una correcta nutrición.

  • Bulimia y anorexia. Aunque estas enfermedades están relacionadas con la nutrición tienen mayor relación con los trastornos de la conducta alimentaria. La bulimia aparece a causa de una obsesión por el peso y la figura.

La anorexia provoca en la persona un miedo obsesivo a ganar peso que lo lleva a restringir de manera drástica la alimentación, pudiendo tener consecuencias altamente peligrosas.

  • Cáncer. la nutrición cumple un papel muy importante para prevenir o curar esta enfermedad pero debe estarse al consejo profesional personalizado.
  • Osteoporosis. esta enfermedad relacionada con los huesos puede prevenirse con una nutrición adecuada. Es recomendable la dieta rica en almendras, naranja, nueces, dátiles, entre otros alimentos.
  • Presión arterial. no son recomendables la cafeína, sal y alcohol para quienes padecen esta enfermedad.

Cada una de estas enfermedades requiere del seguimiento profesional de un médico especializado, en el que los planes de alimentación varían totalmente.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.