Avanza la idea de crear una agencia especial contra el narcotráfico

Con la coincidencia de los tres principales candidatos, el próximo gobierno modificará el sistema de seguridad en un intento de contener el avance narco
Daniel Gallo
(0)
2 de septiembre de 2015  

El próximo presidente creará una agencia especializada en la lucha contra el narcotráfico. Eso no cambiará si en octubre se impone Daniel Scioli, Mauricio Macri o Sergio Massa. La decisión de generar una estructura nueva de investigaciones es compartida, con variantes mínimas de funcionamiento, por los tres candidatos con más posibilidades de asumir el Poder Ejecutivo en diciembre próximo. Una coincidencia política que señala la dimensión que adquirió el problemas de las drogas y sus delitos conexos.

Esa propuesta fue presentada, incluso, por miembros de los tres espacios políticos en un debate organizado por el Observatorio de Prevención del Narcotráfico, que agrupa el pensamiento de más de veinte universidades privadas.

En el auditorio de la UADE expusieron las iniciativas para prevenir el avance del narcotráfico representantes de los candidatos presidenciales. Eugenio Burzaco, ex jefe de la Policía Metropolitana, tomó la palabra por Cambiemos; Daniel Arroyo, candidato a vicegobernador bonaerense, postuló los proyectos del Frente Renovador, mientras que Alberto De Fazio, senador bonaerense, presentó las ideas del Frente para la Victoria. Más allá de las palabras de los expositores, LA NACION pudo establecer que esa agencia antidrogas es la base de las propuestas en este tema de los tres candidatos presidenciales.

Burzaco habló sobre "una agencia nacional contra el crimen organizado", Arroyo se refirió a una "agencia federal contra las drogas" y Di Fazio expuso un "proyecto de Fuerza Nacional". Si bien en el debate público no se hizo mención a la composición de esa estructura, la intención de las fuerzas políticas es armar un esquema sustentado por la unión de las áreas de investigaciones de las fuerzas federales bajó un comando centralizado.

La creación de esa fuerza operativa contra el narcotráfico deja algunas líneas de trabajo adicionales a su configuración. Por un lado, existe el convencimiento en los alrededores de los candidatos de generar esta reforma al mismo tiempo en que se organiza el traspaso al ámbito de la ciudad del núcleo de seguridad metropolitana de la Policía Federal. Otra coincidencia en los planes técnicos es que quienes se integren en la agencia antidrogas no perderán su condición de agentes de su fuerza primaria. Claro que en la práctica esa nueva estructura se topará con la necesidad de una modifición del Código Procesal. Es que los jueces federales son los encargados de las investigaciones sobre narcotráfico y tienen la potestad de elegir la fuerza que llevará adelante esa pesquisa. Una agencia especial antidrogas requerirá no sólo el apoyo político, sino el respaldo del sistema judicial.

Más allá de las circunstancias que rodearán la creación de esa agencia, en esta etapa de planificación las agrupaciones electorales indicaron otras iniciativas para contener la penetración narco. Desde el Frente para la Victoria, Di Fazio aseguró que Scioli pretende replicar en los municipios de todo el país al esquema de policías locales bonaerenses. Aseguró que su sector tiene la expectativa de sumar 100.000 policías municipales en un período de cuatro años.

Según esa hipótesis de trabajo, la aparición en el interior del país de policías locales liberaría de funciones primarias a una importante cantidad de agentes provinciales, quienes serían redirigidos a la lucha contra el narcomenudeo. En esa alternativa, el Estado se haría cargo de la capacitación y del pago de parte de los salarios de esos policías. También se crearía una "gendarmería urbana" para apoyar las zonas más conflictivas.

Burzaco, en cambio, expresó que las Fuerzas Armadas pueden ser utilizadas en colaboración de vigilancia en zonas de fronteras no pobladas. Recordó que el Ejército cumple hoy funciones de esas características, incluso al límite de lo permitido por las leyes. LA NACION pudo conocer que este año patrullas militares fueron participantes en el diez por ciento de las incautaciones de marihuana. Burzaco sí aclaró su rechazo a la utilización militar en zonas urbanizadas.

En ese punto se vio la diferencia con el Frente Renovador, ya que Arroyo apoyó la posición de Massa de usar a las Fuerzas Armadas en un combate más directo y urbano contra las drogas. Arroyo y Burzaco si coincidieron nuevamente en la posibilidad de aprobar una ley de derribo, mientras que Di Fazio aceptó que es un tema que puede debatirse en el Congreso. Las diferencias quedaron de lado también en el rechazo a flexibilizar la ley de de drogas.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.