Con Los Monos en prisión, apuntan a desarmar a los otros clanes que operan en Rosario