Puerto Madero. Deudas millonarias, depresión y cartas de despedida, las pistas detrás de la muerte del financista